¿Cómo reducir lesiones graves en los niños en un accidente?

SRI sentido contrario a la marchaAunque por todos es conocido que los niños menores de 1,35 metros deben viajar en el coche con un sistema de retención infantil (SRI) adecuado a su peso y edad, todavía es frecuente –aunque cada vez menos- ver niños que viajan en el regazo de un adulto, sin sillita o alzador o sentado en el asiento del copiloto, obviando los riesgos que ello conlleva para la seguridad del menor en caso de accidente.

Cada año mueren 186.300 niños, más de 500 niños al día como víctimas de accidentes de tráfico en el mundo. Más de un tercio, el 36% de las defunciones infantiles en accidentes de tráfico, son niños que viajan en vehículo.

Tal y como señala el último informe sobre seguridad infantil en el automóvil en España y Latinoamérica, elaborado por la Fundación Mapfre, si un bebé de seis meses viaja en el regazo de un adulto, en caso de accidente, sería automáticamente despedido hacia delante y se vería aplastado gravemente por la persona que lo lleva encima. Si lo hiciera un niño de 6 años, sentado en el asiento trasero pero sin cojín elevador, su cinturón de seguridad se desplazaría de tal forma que podría provocarle lesiones graves en el cuello, y el cuerpo acabaría deslizándose por debajo del mismo, con consecuencias fatales. Si por el contrario, utilizara sistema de retención infantil (SRI) homologado y adecuado al peso del menor esto no ocurriría, ya que el cinturón de seguridadactuaría adecuadamente y frenaría el desplazamiento del niño, minimizando el riesgo de sufrir una lesión.

Mejor, viajar en sentido contrario a la marcha

El informe también concluye que viajar en sentido contrario a la marcha reduce las lesiones graves hasta un 95%, especialmente en niños de entre 2 y 4 años y hace que el niño viaje hasta 5 veces más seguro.

Según ha señalado Jesús Monclús, director de seguridad vial de Mapfre, “un niño viajando hacia atrás, prácticamente está protegido al 100% de un accidente”, y según éste, “los más pequeños deberían viajar mirando hacia atrás no sólo hasta que cumplen 1 ó 2 años, sino hasta los 3 o incluso los 4 años”.

Además de usar un correcto SRI para los niños, realizar un mantenimiento responsable del vehículo es también una garantía de seguridad para todos, ocupantes, peatones y resto de conductores. Así que, si todavía no lo has hecho aún, pon a punto tu vehículo en alguno de los talleres de confianza asociados a ASETRA.