¿Qué son los sistemas ADAS y cómo ayudan a evitar accidentes?

adas frenada emergenciaLa evolución de los sistemas de seguridad en los automóviles ha representado en los últimos años un gran progreso, gracias al avance de las nuevas tecnologías y la electrónica del vehículo.

Si bien está por ver si dichos avances alcanzarán las cifras de mejora que aportaron los primeros (habitáculo indeformable, cinturón de seguridad, reposacabezas, airbag, ABS, etc.), los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS, por las siglas en inglés de 'Advanced Driver Assistance Systems') están aportando un nuevo valor para limitar y acotar factores como el entorno y el error humano.

España cuenta con una tasa de fallecidos por accidentes de tráfico por debajo de la media europea (39 muertos por millón de habitantes en oposición a los 51 de Europa), convirtiendo nuestro país en uno de los que mejores niveles de seguridad vial presentan en todo el mundo.

La mejora de las infraestructuras, la concienciación de los conductores con las normas de circulación y los elementos de seguridad o las campañas de Tráfico son algunas de las causas del descenso, aunque, eso sí, el último ejercicio registró un incremento de víctimas del 7% respecto a 2015. 

¿Qué son los sistemas ADAS?

Los sistemas ADAS están compuestos por un conjunto de sensores y tecnologías y son capaces de detectar posibles factores de riesgo mientras circulas con el fin de avisar al conductor, e incluso actuar por sí mismos ante circunstancias de peligro. De este modo, los ADAS más avanzados serán la base de la conducción autónoma que, parece, veremos ya en pocos años, una vez que se solventen también los aspectos éticos y normativos que acarrea.

Los sistemas ADAS podrían dividirse en dos subgrupos. Por un lado, estarían los sistemas originarios, como el avisador de cinturones, el sensor de presión de neumáticos o el uso de luces de conducción diurna.

Mientras, entre los sistemas más avanzados podríamos destacar los siguientes (en paréntesis con sus siglas en inglés): Frenada autónoma de emergencia (AEB); Sistema de control de velocidad de crucero adaptativo (ACC); Sistema de precolisión (PCS); Detector de ángulo muerto (BSD); Avisador de salida de carril (LDW); Asistencia cambio de carril (LCA); Detector de peatones con frenada de emergencia; Aviso de colisión por alcance; Asistente de visión nocturna; Sistema de reconocimiento de señales de tráfico; Asistente de estacionamiento; Sistema de luces adaptativas (AFL); o la llamada de emergencia eCall (que será de serie en todos los coches y vehículos comerciales ligeros vendidos en la Unión Europea a partir del 31 de marzo de 2018).

Velocidad inadecuada, el cansancio o sueño y las distracciones al volante se encuentran entre las seis causas más frecuentes de accidentes mortales o con heridos graves. Los sistemas de asistencia a la conducción ya contribuyen a mitigar estos problemas, como el sistema de adaptación inteligente de la velocidad o el de vigilancia del conductor, capaz de detectar la atención y el nivel de fatiga.

Principales tecnologías en los sistemas ADAS

La implementación de todas estas nuevas funciones y sistemas requieren de la aplicación de multitud de tecnologías. Las principales tecnologías que han adquirido un importante papel dentro del automóvil son:

Radar. Utiliza ondas electromagnéticas para la detección de distancias y velocidades de objetos. Pueden ser de largo alcance (77 GHz, con una elevada direccionalidad y un alcance de 200 m) o de corto alcance (24 GHz, con un gran ángulo de detección y alcance de 20 m). Sus aplicaciones actuales podemos verlas, por ejemplo, en el control de crucero adaptativo o el avisador o asistente de cambio de carril.

Lidar. Del inglés ‘light detection and ranging’, consiste en un haz pulsado con una única longitud de onda. El haz es estrecho y concentrado, utilizando el principio de reflexión para determinar distancias. Llega a un alcance de 200 metros con una buena precisión (de mm). Existen dos tipologías diferentes: multibeam y scanning laser. Las principales aplicaciones están en la detección de líneas y objetos.

Infrarroja. La aplicación de la tecnología infrarroja puede realizarse mediante LED infrarrojo o diodo de láser infrarrojo como emisor (el segundo es más directivo). Las principales aplicaciones son sistemas de visión nocturna (Night Vision) y sistemas de control lateral (LDW). En el primer caso, y con una cámara de infrarrojos cercano, el alcance es de 150 m, y con infrarrojos lejanos, el alcance es de 300 m.

Vídeo. Puede utilizarse una única cámara (mono) o dos (estéreo). Esta tecnología se usa principalmente para la detección de peatones y las líneas de delimitación en el asfalto.

La importancia de la calibración

Los talleres, que son los responsables de velar por el buen funcionamiento de los vehículos, deben poseer equipamiento específico y formación especializada para el correcto mantenimiento de estos sistemas.

De este modo, cada vez que el coche sufre una avería o algún daño en la carrocería, los sensores y radares responsables del funcionamiento de los sistemas ADAS deben ser nuevamente regulados y calibrados. De no ser así, la información recogida y los indicadores mostrados pueden dar resultados erróneos, poniendo en peligro la seguridad de los ocupantes del vehículo y del resto de usuarios.

Por ello, es fundamental que confíes tu coche sólo a profesionales y talleres de calidad contrastada donde podrán efectuar las operaciones necesarias para que los ADAS de tu coche sigan funcionando perfectamente, pese a sufrir cualquier avería o percance.

En tus Talleres de Confianza trabajamos día a día para ofrecerte el servicio de calidad que demandas tú y tu vehículo. Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites efectuar una operación de mantenimiento o reparación de tu coche.