Circular con un coche mal mantenido te puede salir muy caro

un buen mantenimiento evita multasEl mantenimiento preventivo de tu coche no sólo ayuda a que aumente tu seguridad en carretera, también ayuda a tu bolsillo. Si bien cumplir tanto las revisiones periódicas de tu vehículo como efectuar las sustituciones de los elementos sometidos a mayor desgaste fuera de dichas revisiones (neumáticos, lámparas, amortiguadores, frenos...), suponen cierto desembolso, peor puede resultar para tu economía si circulas con un coche en malas condiciones y eres 'descubierto' por los agentes de Tráfico.

Dentro del calendario anual de campañas de la Dirección General de Tráfico, incluye varias dedicadas exclusivamente a la vigilancia de las condiciones de los vehículos que circulan por las carreteras. En este sentido, la DGT ya tiene en marcha nueva campaña de este tipo que se desarrolla desde el lunes 15 de enero y se prolongará hasta el domingo 21.

De este modo, durante esta semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y el resto de policías locales y autonómicos que se sumen a la campaña prestarán especial atención al adecuado mantenimiento y puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo: neumáticos, frenos, luces, señalización, parabrisas sin daños...

Neumáticos, alumbrado...

En lo que se refiere a los neumáticos, encargados de asegurar la adherencia en el empuje, en la frenada y en el deslizamiento lateral, los agentes comprobarán si llevan una profundidad del dibujo por debajo del mínimo legal de 1,6 mm; que tengan un desgaste irregular debido a una mala suspensión o una alineación incorrecta o que circulen con una presión errónea.

En este sentido, la DGT recuerda que es necesario "comprobar regularmente la presión del neumático en frío y la rueda de repuesto, así como revisar posibles fugas de aire por las válvulas. El tapón de la misma constituye un elemento de estanqueidad, por lo que su uso es imprescindible".

En cuanto al alumbrado, desde Tráfico recuerdan que la finalidad de las luces de los vehículos no sólo es la de ver, "sino también la de ser visto, ya que cada vehículo en circulación es, en la práctica, un obstáculo para los demás, por lo que la delimitación de su presencia también es significativa".

Así, para que la conducción se realice en condiciones de seguridad, se aconseja prestar una especial atención a la utilización, mantenimiento y regulación de los faros, para conseguir, por un lado, disponer de luz suficiente y, por otro, no deslumbrar a quién circula por las mismas vías públicas.

De esta forma, la DGT recuerda algunos consejos básicos como efectuar su sustitución cada 40.000 km o 2 años, hacerlo "de dos en dos, debido a que su uso es simétrico en la mayoría de los casos", así como mantener siempre limpias las ópticas: faros y pilotos.

Estado del parabrisas, ITV en regla...

Además de las luces y los neumáticos, también se controlará la placa de matrícula (que no presente obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación, no estén deterioradas ni manipuladas), así como los parabrisas (que no presenten daño alguno, ya que es una pieza fundamental en la resistencia estructural del vehículo, en la eficacia del airbag y en la de ser soporte de cámaras y sensores de dispositivos de ayuda a la conducción).

De igual forma, se controlará la documentación del vehículo que se debe llevar obligatoriamente. Además del preceptivo permiso de circulación, la Tarjeta de la ITV y la pegatina correspondiente, visible en la luna delantera.

¿A qué multas me arriesgo?

Además de comprometer tu seguridad en carretera, como decíamos, llevar el coche en malas condiciones te puede acarrear sanciones que podrían sumar más de 1.000 euros. Así, circular con los neumáticos en mal estado te puede suponer una multa de 200 euros como falta grave establecida en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

Esta misma cuantía te puede ser aplicada por "circular sin hacer uso del alumbrado reglamentario", así como hacerlo "con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas reglamentariamente establecidas, salvo que sea calificada como muy grave —que entonces sería de 500 €—, así como las infracciones relativas a las normas que regulan la inspección técnica de vehículos".

También sería considerada falta grave circular con la placa de matrícula que mal estado con "obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación". Los agentes podrían multarte con otros 200 euros.
Esta misma sanción podría serte impuesta en caso de que circularas con una ITV caducada o desfavorable. Sin embargo, esta misma multa puede ascender hasta los 500 euros si lo haces con una ITV negativa.

De igual forma, "circular con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas que afecten gravemente a la seguridad vial" —por ejemplo, un parabrisas con roturas que dificulten la visión del conductor de forma importante—, es considerado como falta muy grave, lo que habilita a los agentes de Tráfico a imponerte una sanción de 500 euros.

Mantenimiento responsable

Como puedes ver, llevar el vehículo en malas condiciones o no solucionar los defectos que hayan podido detectar en tu coche al realizar la Inspección Técnica de Vehículos puede salirte muy caro. Mucho más que realizar un mantenimiento responsable de tu coche que permita que circules en las mejores condiciones.

Desde tus Talleres de Confianza insistimos en la necesidad de que cumplas con las revisiones periódicas que establece el fabricante para tu coche, del mismo modo que realices las operaciones de mantenimiento necesarias (cambios de neumáticos, luces, amortiguadores, frenos...) para contribuir a mejorar sustancialmente tu seguridad en carretera.

Pon tu coche en manos de los profesionales de los talleres de Asetra: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.