Así realizan los agentes de Tráfico los controles de drogas en carretera

controles drogas carretera traficoEl 42,1% de los 651 conductores fallecidos en el 2017 en accidentes de tráfico y sometidos a autopsia había consumido alcohol, drogas o psicofármacos, según un informe del Instituto Nacional de Toxicología.

El perfil del infractor es la de un varón entre 25 y 55 años, conductor de coche, que había consumido alcohol, cannabis o cocaína. De hecho, entre los conductores analizados, el 92% son hombres y entre los positivos el 66,4% habían ingerido alcohol, un 37,6% drogas y un 26,6% psicofármacos. Según la DGT, en 2017 más de 100.000 conductores dieron positivo en los controles de alcohol y otras drogas realizados por la Agrupación de Tráfico.

En este escenario, el director de la DGT Pere Navarro ha apostado por aplicar las recomendaciones europeas e "incrementar hasta donde sea posible" los controles, para que aumentar la sensación de que si se bebe o consume drogas tarde o temprano "te van a pillar".

En este sentido, la Dirección General de Tráfico prevé efectuar 100.000 controles a lo largo de 2018 ¿Sabes cómo se efectúan estos controles? Antes de comenzar la prueba, según publica la DGT en su revista, el agente informará al conductor de la obligación de someterse a la prueba. "Negarse es delito que conlleva una pena de prisión de 6 meses a un año y, privación del derecho a conducir de 1 a 4 años", recuerdan.

La prueba de drogas, paso a paso

La prueba en sí consiste en tomar una muestra de saliva, que se realiza con unos dispositivos especiales. Esta prueba se llama muestra 'indiciaria' y detecta la posible presencia de sustancias ilegales. Si da positivo en algún tipo de sustancia, se toma una segunda muestra de saliva. A ésta se la llama 'evidencial', y su objetivo es detectar el tipo de sustancia y su cuantificación. El conductor positivo no podrá volver a ponerse al volante de su coche.

Simultáneamente, siguiendo un protocolo previamente establecido, el agente valorará los signos externos que presente el conductor: nerviosismo, temblor, sudoración… y que pueden influir en la conducción. En este sentido, cabe recordar que los agentes han recibido un curso de formación para reconocer estos signos.

Si el conductor no está de acuerdo con el resultado puede solicitar que se realice un análisis de sangre como prueba de contraste. La extracción se realizará por personal sanitario en un centro hospitalario o de salud. Si el resultado es positivo, el solicitante deberá pagar los gastos. Esta muestra también se envía al laboratorio.

Allí, las muestras de saliva y sangre llegan al laboratorio en tubos precintados, dentro de neveras precintadas, en vehículos expresamente dedicados al transporte de muestras biológicas, procedentes de las distintas Unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. A continuación, el Laboratorio comprueba (bridas de seguridad) que las neveras han llegado en correctas condiciones de seguridad y guardado la cadena de custodia.

Después, se vacía su contenido y se chequea toda la documentación, registrando la hora y fecha de recepción. Más tarde se procede al registro de las muestras en el Sistema de Gestión de Laboratorio, mediante el escaneado de las muestras. A partir de ahí, la muestra ya está lista para analizarse.

Una vez analizadas las muestras (utilizando un cromatógrafo de masas y un expectómetro de gases —como si de un 'CSI' se tratara—, que son los que determinan que tipo de droga hay en la muestra, y que son capaces de detectar hasta 40 tipos de sustancias distintas, y desde cantidades tan pequeñas como un nanogramo); y validados los resultados se procede a la firma del informe final, que se remite a la Jefatura de Tráfico correspondiente.

El informe del laboratorio se incorpora al expediente y continua su tramitación. Si se incoa en vía administrativa, la sanción es de 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos del carné. Si pasa a la vía penal, el Código Penal establece penas de prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de 1 a 4 años.

Así que ya sabes, desde tus Talleres de Confianza te pedimos que al volante ni drogas ni alcohol. No permitas que nada te distraiga mientras conduces ya que sus condiciones pueden ser fatales para ti, los tuyos y otros usuarios de la vía. Del mismo modo, circula siempre con tu vehículo en buen estado de mantenimiento de tu vehículo, poniendo especial cuidado en los componentes que influyen directamente en su seguridad (neumáticos, frenos, amortiguadores, luces...).

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra para realizar las operaciones de mantenimiento o reparación que requiera tu coche a lo largo de su vida útil. Tus Talleres de Confianza trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.