Cómo reconocer si el catalizador del coche debe sustituirse

catalizador tallerEl catalizador es un elemento fundamental para la reducción de los gases de escape generados durante el funcionamiento del motor. Hablamos de gases como los hidrocarburos (HC) o el monóxido de carbono (CO), nocivos tanto para la salud como para el medioambiente.

Esto lo consigue a través de un proceso denominado catálisis, que no es otra cosa que una reacción química que provoca la oxidación de los gases nocivos y su transformación en oxígeno, nitrógeno y vapor de agua.

La eficacia del catalizador depende de la mezcla de los gases de admisión. Para controlar la calidad de esta mezcla se utiliza la denominada sonda lambda, que es la encargada de realizar una serie de ajustes constantes en la mezcla de aire y combustible en función de la concentración de oxígeno en el escape.

La sonda lambda se instala en la línea de escape, después del colector. De esta manera, se aprovecha la alta temperatura de los gases de escape, ya que, para asegurar el buen rendimiento del catalizador, se necesita una temperatura entre 400 y 700ºC.

¿Cómo saber si el catalizador está en mal estado?

El catalizador se puede reparar o sustituir, pero, en cualquier caso, es importante que esté en buen estado: de lo contrario, puede que tu coche no pase las pruebas de emisiones de la ITV y es posible que termine dañando otras piezas del motor. La mayoría de las averías en el catalizador se producen por la acumulación excesiva de gases procedentes del escape. En los motores diésel, los gases se acumulan especialmente en trayectos cortos o al circular a muy bajas revoluciones. En el caso de los motores de gasolina influye también el estado de las bujías.

Hay varios síntomas que delatan que ha llegado el momento de montar un catalizador nuevo. Los dos más frecuentes son el incremento del consumo de combustible y la pérdida de potencia del motor. Esta es apreciable fundamentalmente al ralentí y en aceleración y está causada por una combustión ineficiente (el combustible llega sin quemar).

Asimismo, un catalizador en mal estado puede provocar ruidos en los bajos del vehículo: se deben a una posible rotura en el catalizador. Se pueden generar por shock térmico cuando éste funciona a altas temperaturas y de repente entra en contacto con un elemento frío, como el agua o la nieve.

También, si el vehículo emite más humo del normal es señal de que el catalizador no está filtrando bien y se encuentra obstruido. La causa es una mezcla de combustible excesivamente rica que deja depósitos de carbón en el tubo de escape. Si este elemento está obstruido también es posible que el motor se sobrecaliente al aumentar la presión de los gases de escape.

Por último, conviene recordar que debes evitar golpear el catalizador. Este componente está construido internamente con una malla cerámica que es frágil y podría fracturarse si recibe golpes. Asimismo, los trozos cerámicos desprendidos podrían obturar la pieza.

¿Y cuándo debe sustituirse el catalizador? Son muchos los factores que afectan al catalizador y al sistema de escape, por eso no es sencillo apuntar una cifra fija. Según sabemos los catalizadores dejan de cubrir su función protectora del medioambiente a los 80.000 km.

Desde tus Talleres de Confianza sugerimos que revises su funcionamiento a partir de los 60.000 km para prevenir averías complejas y costosas. Recuerda la importancia de que circules siempre con tu vehículo en las mejores condiciones.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.