¿Conoces qué restricciones al tráfico introducirá Madrid en breve?

restricciones trafico Madrid capitalEl Ayuntamiento de Madrid se ha caracterizado en los últimos tiempos por su política en favor de una movilidad que pone al transporte privado de cuatro ruedas en su segundo plano, especialmente para los vehículos más contaminantes.

Además de las restricciones al tráfico en episodios de alta contaminación, la semi-peatonalización de la Gran Vía en Navidad son sólo dos ejemplos de una tendencia que irá a más. Y es que en los próximos meses los ciudadanos de Madrid capital y sus visitantes tendrán que acostumbrarse a otras novedades en cuanto a la movilidad.

El Consistorio de la capital ya ha anunciado que en noviembre de este año implantará en todo el distrito Centro el Área de Prioridad Residencial (APR), lo que significa que los conductores ya no podrán circular libremente por el corazón de la ciudad.

Primeros meses, sin sanciones

Si bien durante los primeros meses los conductores no serán sancionados —en esta fase de pruebas los policías municipales y los agentes de movilidad informarán sobre el terreno de la prohibición de circular—, a partir de febrero de 2019 los conductores sí serán multados.

Sin embargo, las actuaciones ya están en marcha. De momento, hasta julio, se desarrollará la primera fase del proyecto que contempla el repintado de todas las zonas azules del centro de Madrid en verdes. Esto quiere decir que a partir de ahora el estacionamiento en la calle pasará de 4 a 2 horas como tiempo máximo de permanencia y que éste será más caro.

Después, de julio a noviembre, se buscará concienciar y educar a los ciudadanos en la nueva normativa. Para ello, se realizarán diversas campañas de difusión de la nueva normativa y se instalará la señalización con la que más adelante se delimitará la zona por la que no se pueda circular.

¿Qué calles delimitan el área?

La nueva área de 'cero emisiones' tendrá un límite definido por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, paseo de Recoletos, paseo del Prado, ronda de Atocha, ronda de Valencia, ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, calle de Bailén, plaza de España, Princesa y Serrano Jover. Así, englobará a las ya existentes APR de los barrios de Las Letras, Ópera, Cortes y Embajadores.

El plan tiene como objetivo que no circule ningún coche por la almendra central de Madrid que no sea de un residente, un invitado por alguien que viva en su interior o un coche de cero emisiones a partir de noviembre. La intención es la de bajar las emisiones contaminantes de los vehículos y que, como fin último, éstas sean inexistentes tal y como tienen planteadas otras ciudades europeas en sus respectivos proyectos.

De esta forma, por el APR de Madrid Centro sólo podrán circular residentes, servicios (ambulancias, bomberos, protección civil, salvamento, policía, agentes de movilidad), autotaxis, servicios de 'carsharing' (vehículos compartidos), transporte público, motos (solo de 7.00 a 22.00, de noche deberán solicitar autorización), bicicletas, vehículos que estacionen en un parking o en un establecimiento de hospedaje y vehículos con etiqueta ambiental Cero.

Multa de 90 euros

Los vehículos que no pertenezcan a ninguna de las categorías anteriores y circulen por el área de prioridad residencial recibirán en su casa una multa de 90 euros.

El acceso al centro estará controlado de forma automática mediante cámaras que leerán las matrículas de todos los vehículos que entren a la zona restringida. Cada una de ellas se contrastará con la base de datos de matrículas autorizadas y, si no aparece, se comunicará la sanción al propietario.

Para evitar equivocaciones, los accesos a la zona están marcados con una señal rectangular blanca. En ella se indica el barrio al que pertenece la APR y se avisa de que el área está videovigilada.

Otros cambios en la movilidad: la A-5

No obstante, este no será el único cambio. Otro de las importantes novedades en la movilidad de Madrid tendrá lugar en los barrios de Campamento y Batán. Actualmente, la A-5 tiene su final en los túneles de la M-30 a la altura de la Avenida de Portugal y es una de las principales arterias de entrada de vehículos a la capital por la zona sur.

Tras años de demandas vecinales, principalmente relacionadas con los gases respirados por los vecinos y el ruido generado por los vehículos, el Ayuntamiento ha presentado un proyecto con el que se pretende convertir la autovía de tres carriles por cada sentido (más otro de aceleración) en una avenida con mayor presencia del peatón, la reducción de la velocidad máxima a 50 km/h (actualmente en 70 km/h) y la creación de un carril Bus-VAO que facilite la entrada a la ciudad.

Para comenzar, se plantea la instalación de un radar de tramo en sentido salida entre los kilómetros 4,000 y 5,750 que vigilará en un primer lugar que no se excedan los 70 km/h y, más adelante, los 50 km/h cuando cambie la velocidad máxima permitida.

A continuación, comenzarán las obras para mejorar la conexión de la carretera de Boadilla con la Avenida de los Poblados y se instalarán los primeros semáforos para la regulación del tráfico. En la segunda parte del proyecto, ya en 2019, se instalarán los primeros pasos de cebra y se culminará la transformación con la incorporación del carril Bus-VAO.

Para entonces la avenida tendrá dos carriles para circular en cada sentido, un carril para los autobuses y los vehículos de alta ocupación y los vecinos podrán cruzar sin necesidad de hacer uso de los pasos subterráneos.

Desde tus Talleres de Confianza, apostamos por la movilidad responsable y para cumplir con ella una buena forma es que efectúes un mantenimiento periodico de tu vehículo. Con ello, estarás contribuyendo a mejorar tu seguridad en carretera y a que tu vehículo sea más respetuoso con el medioambiente.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.