Consejos para evitar golpes de chapa o arañazos al aparcar tu coche

Consejos para evitar golpes de chapa o arañazos al aparcar tu coche OKQuien más, quien menos ha sufrido en sus carnes los ‘descuidos’ de conductores o conductoras descuidados que, al aparcar, nos han dejado un 'recuerdo' en la chapa de nuestro coche. Sin embargo, más duele cuando somos nosotros cuando se lo provocamos.

¿Quién no se ha llevado alguna sorpresa desagradable en algún parking? Y es que, por mucho que ironizaran en un anuncio con que las columnas ‘se mueven’ justo cuando estamos aparcando… lo cierto es que si ponemos un poco de cuidado e interés por parte de todos los automovilistas que los usamos es posible evitar golpear… y recibir algún golpe.

Tanto si dispones de plaza en tu cochera o garaje como cuando sales a la carretera y tienes que estacionar en un aparcamiento en el centro de la ciudad, o de un centro comercial y tu coche no dispone de los sensores de aparcamiento, conviene que sigas algunos consejos para evitar antiestéticas abolladuras o ‘rozones’, que nos obliguen a pasar por el taller si queremos devolver a nuestro coche su aspecto original.

Cómo evitar los golpes de chapa al aparcar

En primer lugar, debes señalizar correctamente la maniobra que te dispones a realizar, una vez hayas localizado una plaza disponible. Si estamos en la calle, y tras comprobar que no está prohibido el estacionamiento, no está de más evitar aparcar junto a, por ejemplo, un vado permanente, sobre todo, si no vamos a dejar suficiente espacio para la entrada y salida de vehículos. Así evitaríamos posibles impactos por parte de otros conductores que tratan de salir o entrar por un hueco estrecho.

Por supuesto, respeta siempre las plazas reservadas para personas con problemas de movilidad, así como las isletas y otras zonas delimitadas.

Asimismo, a la hora de elegir la plaza conviene fijarnos en nuestro 'vecino' o 'vecinos' de plaza. Si dejas el coche en una plaza con poco espacio, fíjate en si tiene muchas ‘heridas’, pues si es así, es probable que deje su ‘regalo’ en la carrocería de tu coche. Quizá, en ese caso, sea más conveniente que busques otra plaza para evitarlo.

A continuación, tómate tu tiempo, pues las prisas no son buenas, y mucho menos para estacionar un vehículo. Muchos parkings requieren de cierta pericia a la hora de maniobrar. Son estrechos, no demasiado iluminados, con columnas, barreras, curvas y pendientes… Es preferible tomarnos nuestro tiempo para buscar la plaza y aparcar bien el coche a dejar que las prisas nos dominen.

El "dale, dale" aún funciona. Hasta la aparición de los sensores de estacionamiento, era más que una buena idea el pedir a nuestro acompañante —si es que lo tenemos— que se bajara para que nos diera indicaciones para evitar golpear a los vehículos aparcados alrededor de la plaza que hemos elegido. Sin duda, sigue siendo un buen modo de hacer un aparcamiento limpio si nuestro coche no dispone de esta tecnología.

Y si no disponemos de ayuda, debemos ser responsables y evitar la técnica de "al toque", también llamado aparcamiento 'de oído', si estamos aparcando en línea, porque, además de dañar a los vehículos que se encuentren delante y detrás de nuestra plaza, también provocaremos daños en nuestro propio vehículo.

Si el estacionamiento es en batería, centra bien el coche en la plaza, sin pegarte mucho a ninguno de los coches de alrededor o la pared —puedes dejar tu pintura de 'recuerdo' y un bonito roce en la chapa de tu coche—. Los de los laterales pueden dejar un roce al abrir alguna de las puertas y el de delante o el de detrás, te puede dar un toque al iniciar la marcha o rozarte con el portón de su maletero si te pegas demasiado y no le dejas espacio para abrirlo. Y, por supuesto, nunca ocupes dos plazas.

Por último, ten cuidado al salir: no golpees a tu 'vecino' de plaza, y comprueba que las puertas se pueden abrir sin golpear paredes, columnas, así como bolardos, bordillos...

Desde tus Talleres de Confianza te recomendamos que conduzcas siempre con prudencia, incluso a la hora de estacionar tu vehículo. De igual forma, recuerda la importancia de tu vehículo se encuentre siempre en las mejores condiciones para circular.

Y si, por muchas precauciones que tomes, debes acudir a un taller para reparar algún golpe de chapa en tu coche, confía en los profesionales de los talleres de Asetra. Del mismo modo, acude a cualquiera de nuestros talleres siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.