Dispositivos luminosos podrían sustituir a los triángulos de emergencia

triangulos emergencia OKTodo conductor debe de estar preparado para saber actuar ante un posible accidente o una avería que le obligue a parar en carretera. Cuando sufrimos una avería o emergencia mientras conducimos tenemos que disponer en nuestro vehículo de dos elementos de obligada utilización: el chaleco reflectante y los triángulos de emergencia.

Sin embargo, esto podría a cambiar si se llevan a cabo los planes de la DGT. Y es que la colocación de los triángulos, especialmente en autopista o autovía, entreña riesgos cuando el conductor se baja del vehículo para proceder a la señalización.

No en vano, en el momento en el que el vehículo queda parado en la vía, éste se convierte en un obstáculo para el resto de los usuarios, por lo que un coche estacionado en carretera siempre debe ser señalizado de la manera más rápida posible.

Según la normativa, en una situación de emergencia que nos obligue a detenernos en la carretera tendremos que situar nuestro vehículo a ser posible lo mas lejos de la calzada, ponernos el chaleco reflectante y a continuación proceder a señalizar el vehículo con los triángulos de emergencia.

Conductores y ocupantes atropellados

Según la DGT, sólo en el 2018, más de 20 personas resultaron fallecidas en este tipo de vías a consecuencia de un atropello. De hecho, de los 303 muertos en autopistas el año pasado según los datos de la propia DGT, el 20% de los fallecidos eran peatones.

Por eso, la DGT quiere evitar esta situación de riesgo en la que nos encontramos los conductores cuando bajamos de nuestro vehículo para señalizarlo, y para ello quiere modificar la normativa al respecto. La propuesta de la DGT es sustituir los triángulos de emergencia por señales luminosas que irían situadas en el vehículo, evitando así que tengamos que salir de él y poner nuestra vida en riesgo.

Esta nueva normativa no será de aplicación inmediata, ya que la DGT contempla el 2025 como en el año en que debería entrar en vigor, plazo suficiente para revisar donde y como tendría que ir situada la señal luminosa en nuestros vehículos y, además, en como debe comportarse el conductor cuando sufre una avería o accidente.

¿Cómo señalizar correctamente?

Para que esta acción se desarrolle sin poner en riesgo la seguridad de los ocupantes del vehículo detenido y se realice de manera adecuada, debemos señalizar bien nuestro coche cuando está parado en el borde de la carretera para nuestra seguridad y la del resto del tráfico. Esto es especialmente importante, sobre todo, cuando la avería la sufrimos por la noche.

¿Y cómo debemos actuar en caso de avería o emergencia en carretera? Como ya te contamos en un post anterior, en primer lugar, debemos apartarnos para no estorbar. Siempre que sea posible, se debe detener el vehículo en el arcén y actuar con tranquilidad para que la situación de emergencia sea lo menos peligrosa e incómoda posible. En caso de que la calzada no tenga arcén, lo más conveniente será dejarlo lo más apartado posible en el lado derecho, teniendo en cuenta que hay que evitar las salidas de curvas, cambios de rasante o zonas de escasa visibilidad.

A continuación, accionaremos las luces de emergencia. Si la avería tiene lugar en autopista o autovía, en condiciones de baja visibilidad o entre la puesta y la salida del sol, además de encender las luces de emergencia se pondrán también en marcha las de posición. 

Después, nos pondremos el chaleco reflectante. Una vez que ya se ha conseguido situar el vehículo en una zona adecuada, la normativa obliga al conductor a colocarse el chaleco reflectante antes de descender del coche. Recuerda que podrían imponer una multa de 200 euros si no lo llevaras.

Seguidamente, colocaremos los triángulos de seguridad. Cuando las condiciones de circulación permitan su uso, la ley obliga a colocar los triángulos a 50 m del vehículo averiado, es decir unos 80 pasos. Sin embargo, esta obligación será tal únicamente cuando desde ese punto se pueda ser visible a una distancia de 100 metros (el doble de la distancia que nos separa de nuestro vehículo). Así, si el vehículo averiado se detiene en una rasante o en una curva, lo recomendable es situarlo al inicio del tramo.

En caso de que la calzada sea de doble sentido, habrá que colocar los dos triángulos, uno por delante del coche y otro por detrás, mientras que, si se trata de una carretera de un único sentido, sólo se instalará un triángulo en la parte trasera.

Por último, nos pondremos a salvo y solicitaremos ayuda. Tanto el conductor como los ocupantes deben situarse en una zona en la que no distraigan al resto de conductores, ni tampoco supongan un nuevo obstáculo, y siempre fuera de la calzada.

Desde tus Talleres de Confianza insistimos en la importancia que tiene para tu seguridad actuar correctamente en caso de sufrir una avería en carretera: recuerda llevar siempre chaleco y triángulos homologados si no quieres que te sancionen. De igual forma, practica una conducción responsable así como un mantenimiento adecuado de tu vehículo.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra para realizar las operaciones de mantenimiento o reparación, también de chapa y pintura, que requiera tu coche a lo largo de su vida útil. Tus Talleres de Confianza trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.