¿Qué puedes hacer por tus neumáticos y qué debes dejar al taller?

cuidado neumaticos mecanico taller conductorEn los siete primeros meses de 2018, el RACE registró más de un 12% de incremento en el número de expedientes abiertos. En este periodo, los problemas más repetidos fueron, una vez más, los relacionados con la batería, los neumáticos y los problemas derivados del motor del vehículo.

Y es que el mal mantenimiento del vehículo y la no sustitución a tiempo de materiales desgastados han supuesto un incremento significativo del número de asistencias en carretera. Ante esta situación, el Centro de Desarrollo en Innovación de Confortauto (CDI) ha elaborado una guía de mantenimiento del neumático en la que especifica qué medidas pueden tomar los conductores para conservarlos correctamente y cuáles deben ser llevadas a cabo por profesionales.

Los neumáticos son, probablemente, el más importante de los elementos de seguridad de tu vehículo, ya que son los encargados de unir a tu coche con la carretera. Por ello, de su buen estado depende, en buena medida, que circules seguro al volante. Por ello, existen varias operaciones que debes confiar a un profesional para no ponerte en peligro.

¿Qué debes dejar al profesional?

¿Y cuáles son estas operaciones? El primero es el montaje. Se trata de una operación fundamental para garantizar un nivel óptimo de seguridad en la circulación de cualquier tipo de automóvil. Por ello, es imprescindible que se realice siempre por profesionales, con la cualificación y maquinaría necesaria para realizarlo con garantía.

Otra operación fundamental que sólo puede hacer un profesional es el alineado. Consiste en poner paralelas las ruedas de cada eje y los ejes entre sí, para centrar sus ángulos que se desajustan por el estilo de conducción, por golpes o subidas a bordillos, etc. Si es incorrecto los neumáticos se desgastarán irregularmente reduciendo la zona de contacto con el asfalto y perdiendo adherencia. Además, circular con una alineación incorrecta aumenta el consumo de combustible por el efecto de arrastre de los neumáticos, aumentando así las emisiones de CO2. Incluso una mala alineación puede dañar los componentes del vehículo relativos a la dirección.

Asimismo, debes encargar sólo a un profesional el equilibrado, pues es esencial para asegurar la seguridad al volante y mantener las prestaciones de los neumáticos. Así se evitan averías y el desgaste prematuro de los neumáticos, ya que estos protegen las suspensiones, los amortiguadores, las llantas, la dirección y la transmisión del vehículo, mejorando de manera significativa que el tipo de conducción sea más placentero y suave.

Por último, deja a un mecánica el cambio de las válvula. Éstas juegan un papel muy importante para mantener la presión adecuada en las ruedas del vehículo. Se recomienda la sustitución de la válvula o el cambio de la junta tórica (en caso de válvulas inteligentes) en cada cambio de neumáticos. Es un elemento imprescindible en la hermeticidad, la duración y seguridad del neumático, una válvula defectuosa o en mal estado equivale a poner en riesgo nuestra seguridad. Durante su ciclo de vida, la válvula se deteriora por envejecimiento y oxidación, así como por efecto de la fuerza centrífuga del rodamiento del vehículo. Por lo tanto, es imprescindible su cambio.

¿Qué puedes hacer como conductor?

Como ves, los neumáticos de tu coche requieren de cuidados para que cumplan perfectamente su función y contribuyan a tu seguridad... y a tu bolsillo, pues unos neumáticos bien mantenidos también durarán más. Sin embargo, los cuidados no quedan ahí, ya que también debes poner de tu parte para que todo esto se cumpla.

En primer lugar, debes vigilar su presión. Hay que revisarla como mínimo una vez al mes, en frío, y debe ser la recomendada por el fabricante. Se puede consultar la tabla de presiones del vehículo en el marco de la puerta, junto al asiento del conductor o en el depósito de combustible. Es muy importante que sea siempre la presión idónea ya que si es inferior el coche consumirá más y acelerará el desgaste prematuro del neumático, y si por el contrario es superior consumirá también más, acelerará su desgaste prematuro y reducirá la adherencia del vehículo con la carretera.

También debes observar su desgaste. En España, por ley, la profundidad mínima de dibujo del neumático es de 1,6mm. Por debajo del mínimo legal se conduce sin garantías de seguridad, sobre todo en carretera mojada, donde se alarga la distancia de frenado y su comportamiento se vuelve impreciso, aumentando los riesgos por pérdida de control y aquaplaning. Su sanción es de 200€ por neumático y la inmovilización del vehículo.

De igual forma, comprueba su estado. Hay que revisar que no tengan cortes, abolladuras, perforaciones, ni un desgaste irregular, podría provocar un reventón con las posteriores consecuencias de sufrir un accidente.

Por último, no pierdas los tapones, pues influyen mucho más de lo que se puede suponer. Si el neumático no está cerrado con ellos, la suciedad se deposita en torno de la válvula y penetra en el interior, además pierden presión de forma gradual con la consiguiente disminución de adherencia. 

Asimismo, efectúa una conducción responsable y evita frenazos, acelerones, bordillazos... En definitiva, cualquier situación que ponga en riesgo tus neumáticos.

Desde tus Talleres de Confianza te recomendamos realizar una revisión periódica de los neumáticos de tu coche, para que circules más seguro y alargar su vida útil. Recuerda la importancia de tu vehículo se encuentre siempre en las mejores condiciones para circular.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.