¿Sabes por qué dispositivo para el coche te pueden multar con 6.000 €?

dispositivos coche multas traficoEn los últimos años, en unos casos por 'amor' a la tecnología o en otros por 'picaresca', muchos conductores han optado por incorporar a sus vehículos diversos dispositivos, que han convertido a muchos coches en verdaderos 'escaparates tecnológicos' con ruedas. No obstante, algunos de estos dispositivos pueden crearnos algún disgusto.

Sistemas de navegación, cámara de visión trasera, DVD, tablet, cámaras... muchos de estos dispositivos y alguno más proliferan en todo tipo de vehículos. Su utilización no está prohibida, salvo que su uso nos distraiga durante la conducción, lo que, además de ponernos en peligro, puede acarrear multas.

Sin embargo, existen otros dispositivos cuyo uso está totalmente prohibido y, si nos pillan, puede suponer sanciones económicas importante, así como la retirada de puntos del carné. Y en otros países incluso penas de cárcel…

En este sentido, un conductor británico de 67 años era multado y condenado recientemente a ocho meses de cárcel (y retirada del permiso de conducir por un año) por usar un inhibidor de radar en su vehículo.

El afectado pensó que quedaría impune por saltarse la velocidad máxima de la vía por llevar este dispositivo e, incluso, se burlaba de los radares haciendo ‘peinetas’ a una cámara de tráfico. Una imagen que se ha hecho viral en redes sociales.

Dada la repercusión de la noticia, y sobre todo de la foto de la ya famosa ‘peineta’, aquí en España, como publica ABC, la Guardia Civil de Tráfico, a través de las redes sociales, ha recordado a los conductores que tanto los detectores como los inhibidores de radar están prohibidos, y llevarlos en el coche suponen posibles multas de 200 euros, en el caso de los detectores, o de 6.000 en el de los inhibidores.

Si bien el fin de todos estos dispositivos es el evitar ser ‘cazado’ por los radares, tanto por su modo de funcionamiento como por la forma en la que actúa la ley, conviene repasar cada uno de ellos para saber cuáles son legales en la actualidad, y cuales no según la ley de Tráfico.

Los avisadores sí son legales

Los avisadores de radar son, básicamente, dispositivos GPS que incorporan una base de datos con la situación de los radares y otros puntos conflictivos. Por eso, cuando te aproximas a un radar fijo, de tramo, puntos con presencia habitual de radares móviles o puntos negros te alertan mediante avisos sonoros o luminosos.

La inmensa mayoría y, por supuesto, todos los que están a la venta actualmente, permiten actualizar —no hacerlo hará que pierdan su efectividad—, mediante el uso de un ordenador, su base de datos, algo que normalmente podrás realizar sin coste.

Como dispositivos, no precisan instalación. Aunque son perfectamente legales, ten en cuenta que, a la hora de encender, configurar y manipular estos dispositivos, debes realizarlo en parado.

Si no lo haces así, un agente te podría denunciar por ´conducir utilizando un dispositivo incompatible con la atención a la conducción´, una infracción que está sancionada con 200 euros y la retirada de 3 puntos.

Detectores e inhibidores, prohibidos

El segundo tipo de dispositivos son los detectores. Son, además, los que más polémica generaron en su momento en cuanto a su legalidad. Funcionan mediante una antena de radio o GPS que detecta dónde están los radares, tanto fijos como móviles.

Desde la última Ley de Tráfico (artículo 13.6), y tras la actualización del Reglamento de Circulación (artículo 18.3) está prohibido su uso, y si se detecta en un vehículo puede suponer una multa de 200 euros y tres puntos del carné, pues su utilización se considera una infracción grave.

Por último, los inhibidores son igualmente ilegales. Por un lado, detectan las señales de los radares, y por otro (y aquí es donde reside el problema) interfieren en su funcionamiento.

Este tipo de dispositivos, “encaminados a eludir o a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico, así como emitir o hacer señales con dicha finalidad”, están igualmente prohibidos por los artículos antes mencionados.

La multa por llevarlo uno de ellos en el coche, aunque no esté funcionando, es de 6.000 euros, y conlleva la retirada de 6 puntos en el carné al ser considerada una infracción muy grave.

Desde tus Talleres de Confianza te recordamos la importancia de cumplir con las normas de circulación —especialmente respetando los límites de velocidad— para una mayor seguridad vial. De igual forma, es muy importante efectuar siempre un buen mantenimiento de tu vehículo.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra para realizar las operaciones de mantenimiento o reparación que requiera tu coche a lo largo de su vida útil. Tus Talleres de Confianza trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.