Nueva prórroga para las ITV: ahora también para las que caducan este verano

Si tu coche tenía que pasar la ITV este verano, tendrás un poco más de margen para hacerlo. El Gobierno ha aprobado nuevos plazos como consecuencia de la sobrecarga de trabajo de los centros de inspección técnica, que tienen que recuperar millones de operaciones, las que no pudieron hacerse durante el periodo más duro del estado de alarma de la Covid-19.

De este modo, si tu coche tenía que pasar la ITV en verano, concretamente entre el 21 de junio y el 31 de agosto, ahora tendrás tres meses más para cumplir con este requisito legal. Así, mientras que aquellas inspecciones caducadas el 21 de junio podrán ser renovadas hasta el 21 de septiembre, las que lo hagan el 31 de agosto tendrán hasta el 31 de noviembre para hacerlo.

Saturación del servicio

A pesar de que las estaciones de ITV han incrementado tanto sus horarios como sus plantillas para dar salida a los cerca de 5 millones de vehículos pendientes de pasar la inspección, algunas han registrado colapsos durante estas últimas semanas ante la gran demanda de conductores y conductoras. Unos colapsos que han llevado a varios centros a no ofrecer citas hasta agosto.

Por esa razón, y para que las distintas estaciones puedan gestionar la saturación de vehículos de una forma más adecuada, el Gobierno ha decidido anunciar una nueva prórroga. Una prórroga que se suma a la orden establecida el pasado mes de mayo por la que se fijaban y ampliaban los plazos para la realización de la ITV de aquellos vehículos a los que les hubiera caducado durante el estado de alama (entre el 14 de marzo y el 20 de junio).

Una orden en la que aseguraba que los conductores y conductoras con la ITV caducada no serían multados y que tendrían cobertura completa del seguro hasta que pudieran pasarla.

Entonces ¿cuándo tendría que pasar la ITV?

Tal como especifica la Orden SND/413/2020, por la que se establecen medidas especiales para la inspección técnica de vehículos, los vehículos que tenían que haber pasado el examen justo al inicio del periodo, del 14 al 20 de marzo, sumarán un plazo extra (por ser la primera semana) de 15 días. Mientras, los que estuvieran entre el 21 y el 27 de marzo, dos periodos extras (por ser la segunda semana) de 15 días. Y así sucesivamente.

Esto quiere decir, por ejemplo, que un vehículo que debería haber acudido entre el 9 y el 15 de mayo, tendrá una carencia de 165 días (los 30 de inicio, más otros 135 por haber pasado nueve semanas desde el 14 de marzo).

¿Y qué pasa con la validez?

Según la Orden antes mencionada, una vez realizadas las revisiones de los vehículos cuyos certificados hayan sido objeto de prórroga automática, se tomará como referencia la fecha de validez que conste en la tarjeta ITV y no computará la prórroga de los certificados concedida como consecuencia de la declaración del estado de alarma y de sus sucesivas prórrogas.

Esto supone que en algunos casos la revisión durará menos que otros años. Por ejemplo, un turismo de menos de 10 años al que corresponda pasar la ITV cada dos años: si la fecha de su inspección era 29 de abril de 2020 y la pasa, por ejemplo, el 18 de julio de 2020, tendrá fecha límite para pasar la siguiente inspección el 29 de abril de 2022 y no el 18 de julio de ese año.

En cualquier caso, es importante que los vehículos pasen la inspección para garantizar que están en perfectas condiciones para circular sin comprometer la seguridad vial.

La normativa establece que no se puede circular con una ITV desfavorable, salvo que sea para ir de la estación de la ITV al taller para reparar los defectos y del taller a la ITV para la segunda inspección del vehículo. Hacerlo fuera de esta circunstancia puede comportar una sanción de 200 euros, misma multa que si circulamos con la inspección caducada.

En el caso de que los problemas detectados sean tan graves que supongan un gran peligro, el ejemplar tendrá una inspección negativa que conllevará su inmovilización y solo podrá ser trasladado en grúa al taller. Utilizar un coche con una revisión negativa supone una multa de 500 euros.

Por todo esto, como aconsejan desde los distintas instituciones y entidades implicadas, es importante no dejarlo todo para el último día para evitar cualquier contratiempo. Y si necesitas un taller para preparar tu coche para la inspección o para solventar cualquier problema, tus Talleres de Confianza estamos para ayudarte.