¿Funciona bien el aire acondicionado de tu coche? Cuidado con estos síntomas

En pleno verano, y con temperaturas tan altas, el uso del aire acondicionado es esencial para poder circular. Y es que conducir con una temperatura adecuada no solo es cuestión de confort, sino también de seguridad.

Los expertos indican que un habitáculo muy caliente provoca en el conductor efectos semejantes a conducir borracho, perdiendo capacidad de atención y de reacción, tal y como recuerdan desde la Dirección General de Tráfico.

Así, una temperatura óptima en el habitáculo –en torno a 21-23ºC– permitirá viajar seguros, siempre y cuando utilicemos la vestimenta adecuada y hagamos un uso eficiente del aire acondicionado.

Para asegurarnos de que el sistema de aire acondicionado del coche funciona de forma adecuada, enfriando el habitáculo a la temperatura elegida y de forma rápida, es necesario someterlo a una revisión periódica, más en verano después de meses sin utilizarse (de hecho, lo ideal es revisarlo antes de que llegue el calor).

De este modo, su revisión es conveniente hacerla todos los años, pues evitaremos averías que puedan resultar costosas, al tiempo que nos aseguraremos de que el sistema enfríe en condiciones.

Pérdida paulatina del gas

¿Cómo funciona? El sistema de aire acondicionado del vehículo está cargado con un gas específico, el cual es empujado a través de un circuito cerrado por un compresor, enfriando el aire que toma del exterior.

Al circular el aire, al estar encapsulado dentro de un circuito formado por tubos flexibles, se produce una pérdida progresiva de este gas que hay que recuperar para seguir funcionando al máximo rendimiento. Se calcula que, a lo largo del año, el circuito pierde desde un 5% y hasta un 20% de este gas.

Por ello, cada dos años, como mínimo, conviene recargar el gas del aire acondicionado, si bien conviene revisarlo todos los años.

Asimismo, para que un mejor mantenimiento del sistema, es recomendable encenderlo de vez en cuando durante el invierno, para que no se obstruya. Así, poner en funcionamiento la función del aire acondicionado puede ser útil para desempañar los cristales.

Síntomas de un sistema en mal estado

Para prevenir averías o malos olores, la DGT detalla varios síntomas que indican que el aire acondicionado del vehículo no funciona de manera adecuada:

-Mal olor: Si al ponerlo en funcionamiento llega al habitáculo mal olor, nos indica que los conductos no están limpios y que hay acumulación de bacterias y hongos.

-Poco caudal: Cuando el caudal del aire que llega al habitáculo es reducido puede ser debido a que el filtro no está limpio y su salida se ve parcialmente obstruida. El filtro del habitáculo es aconsejable cambiarlo cada año o antes de alcanzar los 12.000 km desde su último cambio.

-No enfría: El aire que llega del sistema de climatización al interior no es suficientemente frío y la temperatura del habitáculo no desciende adecuadamente. Es indicativo de una avería o simplemente que el circuito necesita una recarga de gas.

-Pierde gas: Si el circuito pierde rápidamente la carga de gas, pese a su mantenimiento regular, puede que tenga una fuga. Si no es muy grande, una vez localizada, se podrá eliminar con un tapafugas, para volver a realizar posteriormente la carga. Si la fisura del tubo es grande, habrá que sustituir la pieza.

-Humedades: También puede que el aire acondicionado no funcione en condiciones porque el sistema tenga humedad, o que haya algún elemento como el filtro deshidratante que esté en mal estado.

-Ruidos: Si es el compresor el que se avería, lo que supone que no emite frío, acompañado normalmente por ruidos en la zona del motor, hay que sustituirlo. Es la avería más costosa.

Si el sistema de climatización de tu coche no funciona de forma adecuada, acude a los profesionales de tus Talleres de Confianza. Allí, sus profesionales darán solución a cualquier problema que surja en tu coche.