Así serán las cajas negras que deberán instalar todos los coches nuevos entre 2021 y 2022

Entre 2021 y 2022, todos los vehículos nuevos tendrán que equipar obligatoriamente y en cumplimiento de la normativa europea, dos nuevos dispositivos que registrarán información sensible de los vehículos...

La Unión Europea aprobó en 2019 una directiva en la que regulaba todos los sistemas de seguridad que los vehículos deberán incorporar, obligatoriamente, a partir de 2022. Entre ellos se encuentran las denominadas 'cajas negras'. Una de ellas tendrá la función de controlar el consumo real de combustible del vehículo, mientras que la otra registrará todos los datos del viaje.

Monitorización del consumo de combustible

De este modo, a partir del 1 de enero de 2021, los fabricantes de vehículos tendrán que incluir de forma obligatoria en todos los coches nuevos el OBFMC (por las siglas en inglés de On-board Fuel and/on Energy Consumption Monitoring), un dispositivo que se encargará de controlar el consumo de combustible o eléctrico de los vehículos, con un margen de error del 5%.

Esta caja negra ofrecerá información completa sobre el consumo total, el caudal de combustible, el volumen consumido según la distancia recorrida, la velocidad y el régimen de giro del motor. Cabe destacar que todos estos datos se podrán consultar en cualquier momento y que además, se guardarán durante todo el ciclo de vida del coche, es decir, desde su fabricación y hasta su posterior reciclaje.

El principal objetivo del OBFMC es evitar un nuevo 'dieselgate', es decir, determinar si los fabricantes de vehículos han realizado algún ajuste para mejorar los resultados en las pruebas del ciclo WLTP (la nueva norma de medición de consumo y emisiones). De este modo, esta novedosa caja negra también permitirá a los conductores conocer el consumo real de sus vehículos.

Toda la información recogida será anónima, aunque todavía queda por aclarar con qué frecuencia se van a consultar estos datos.

'Caja negra' similar a la de los aviones

De igual forma, en 2022, todos los coches nuevos tendrán que equipar obligatoriamente una segunda caja negra que registrará todos los datos del viaje, para que puedan ser consultados en caso de accidente de tráfico. Este sistema se situará bajo el asiento del conductor, atornillado al chasis, y será muy similar a la caja negra que llevan los aviones, aunque no grabará ni imágenes ni audios.

Este dispositivo grabará todos los datos durante los 30 segundos previos al siniestro y los 5 posteriores. De este modo, será posible conocer la velocidad, el comportamiento del vehículo, el estado de los sistemas de seguridad, la ubicación, los movimientos de la dirección, la aceleración y la desaceleración del coche. El investigador del accidente tan sólo tendrá que conectar la caja negra a un ordenador para poder conocer todos estos datos.

Tras la introducción de estas cajas negras, la Unión Europea espera que se mejore la seguridad de los vehículos y que además, toda esa información influya positivamente en los conductores, que al llevar un dispositivo que realizará una constante evaluación de su forma de conducir, intenten mejorar el manejo de su automóvil.

La importancia del mantenimiento

Y es que todos los sistemas de seguridad entre los que se incluyen los de ayuda a la conducción mejorarán la seguridad vial en el futuro. Sin embargo, de nada servirán si no se efectúa un buen mantenimiento de los vehículos para asegurar el correcto funcionamiento de dichos sistemas.

Por ello, es fundamental que confíes tu coche sólo a profesionales y talleres de calidad contrastada donde podrán efectuar las operaciones necesarias para que los ADAS de tu coche sigan funcionando perfectamente, pese a sufrir cualquier avería o percance.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar una operación de mantenimiento o reparación de tu coche. En tus Talleres de Confianza trabajamos día a día para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que tú demandas y tu vehículo necesita.