¿Cuándo es más conveniente optar por neumáticos de invierno, de verano, o por los all season?

En el mercado podemos encontrar una gran diversidad de marcas y tipos de neumáticos en función del uso, vehículo, forma de conducir... De ahí que elegir el más adecuado sea clave para nuestra movilidad... y seguridad.

La inmensa mayoría de los vehículos en España (todos salvo contadas excepciones) salen de fábrica 'calzando' neumáticos de verano (también llamados convencionales o mixtos). Son los neumáticos 'estándar' por su buen comportamiento general. Sin embargo, tienen sus limitaciones como hemos podido comprobar con el paso de Filomena por la Península.

Y es que el frío y las nevadas que dejó la borrasca más famosa de las últimas décadas pusieron de manifiesto que la mayoría de conductores no está preparado para situaciones extremas. Aunque España es un país con temperaturas suaves la mayor parte del año, temporales ocasionales como el que hemos vivido nos pueden dejar fuera de juego.

Sin llegar a los extremos de Filomena, la llegada de temporales en invierno hacen saltar las dudas entre los conductores: "¿Debo cambiar mis neumáticos de verano por unos de invierno? ¿Sería más recomendable elegir unos neumáticos “all season” o “para todas las estaciones”? ¿En qué situaciones es más conveniente optar por neumáticos de invierno, de verano o all season?". La red de talleres Confortauto Hankook Masters ofrece algunas claves...

¿Cuándo son necesarios los neumáticos de invierno?

Casi siempre por desconocimiento, se suele pensar que las cubiertas de invierno son solo aptas para circular sobre nieve, pero esta es una idea equivocada ya que es la temperatura y no las condiciones meteorológicas la que marca cuándo hay que montar neumáticos de invierno.

En las épocas del año en las que la temperatura está por debajo de 7°C es momento de cambiar a los neumáticos de invierno. Es por debajo de esta temperatura cuando los neumáticos 'convencionales' (los de verano) dejan de ser tan efectivos y los de invierno alcanzan su máxima eficacia.

El motivo es porque el caucho del neumático 'estándar' se endurece con el frío y reduce su capacidad de adherencia, especialmente en asfalto mojado con lo que también aumenta la distancia de frenado.

Mientras, los neumáticos de invierno se comportan bien en condiciones invernales, tanto con nieve como en hielo, y en carreteras frías mojadas y secas. Tienen un mejor comportamiento al frenar en estas condiciones porque tienen un dibujo más recortado y profundo, con un mayor número de aristas y laminillas. Este perfil facilita la evacuación del agua y un agarre más eficaz, facilitando también la penetración en la nieve para obtener una mayor tracción.

Además, están fabricados con un componente de caucho especial más blando y flexible que le ayuda a mantener sus prestaciones inalterables con temperaturas bajas, proporcionando un mayor control sobre el vehículo. Por este mismo motivo no es aconsejable utilizarlos con tiempo cálido ya que este componente se desgasta más rápido con el calor.

En España, a diferencia de otros países europeos, no es obligatorio llevar este tipo de neumáticos, pero es recomendable hacerlo en los meses más fríos del año o si nos vamos a desplazar a lugares donde las temperaturas son más bajas.

Los neumáticos de invierno vienen con el marcaje M+S para barro y nieve (Mud and Snow en inglés). Además de este signo, los más efectivos incluyen también un pictograma con una montaña de tres picos y un copo de nieve (3PMSF es el acrónimo de Three Peak Mountain Snow Flake en inglés) que informa que al equipar este tipo de neumáticos no estaríamos obligados a usar cadenas.

Así, los neumáticos de invierno con el pictograma 3PMSF son mucho más prácticos y eficaces que las cadenas: no son tan ruidosos ni pierden tracción, no hay que ponerlos y quitarlos según haya o no nieve, pueden funcionar a velocidades inviables para las cadenas, y nos evitan el engorro que supone montar unas cadenas.

¿Cuándo son adecuados los neumáticos de verano?

Del mismo modo que los neumáticos convencionales no son aptos con bajas temperaturas, los de invierno no son adecuados para el verano ¿Llevarías botas de nieve en pleno agosto? Con el “calzado” de nuestro coche sucede lo mismo. Diseñados para funcionar correctamente a partir de 7ºC, los neumáticos de verano son los más demandados en nuestro país por el clima suave y cálido que tenemos la mayor parte del año.

Están fabricados con un compuesto de caucho más duro, que ofrece una mayor adherencia y control para adaptarse a temperaturas más altas. Además, estos compuestos ofrecen una maniobrabilidad y una tracción óptimas sobre carreteras secas y mojadas reduciendo la posibilidad de aquaplaning, sobre todo, si poseen todo su dibujo.

Su resistencia a la rodadura también es menor, lo que influye directamente en el consumo y en el nivel de ruido y otra ventaja es que los neumáticos de verano son más duraderos, permitiendo un mayor kilometraje.

Hay que tener en cuenta que con el calor los neumáticos sufren mucho. Un neumático de verano tiene su menor desgaste a 25ºC, pero se desgasta un 15% más que los neumáticos de invierno por debajo de 10ºC. Además del calor generado por la rodadura en sí, hay que sumar la temperatura del asfalto. Por este motivo, en los meses más calurosos lo recomendable es circular con neumáticos de verano.

¿Cuándo son necesarios los neumáticos all season?

Como su nombre indica, los neumáticos 'todo tiempo' o 'todas las estaciones' sirven tanto para verano como para invierno. Aunque no alcanzan el rendimiento de los neumáticos de invierno ni el de los de verano, combinan las características de ambos.

Son adecuados para lluvia y temperaturas frías ocasionales y también ofrecen un alto rendimiento en los meses de calor. Su compuesto de caucho es específico por lo que, a diferencia de los de verano, se endurecen mucho menos con el frío (en los 'all season' la goma es más blanda). Así, los neumáticos 'all season' están pensados para zonas en las que las temperaturas están por encima de los 30º C, en verano, y que en invierno descienden por debajo de los 10º C.

Su comportamiento es idoneo para responder a las principales necesidades que surgen en regiones con inviernos suaves en las que, de vez en cuanto, puede sorprender la nieve, como España. Para ello, cuentan con un dibujo específico desarrollado para facilitar la evacuación del agua y que permite una mayor adherencia en superficies heladas o cubiertas de nieve.

La gran ventaja de los neumáticos all season es que evitan el tener que contar con 2 juegos de neumáticos para adecuarse a las condiciones climatológicas, pero con el mismo resultado práctico que obtendríamos si los tuviéramos. Evitan, así, no solo comprar dos juegos de neumáticos, sino también su montaje y desmontaje, y su almacenaje (los de verano en invierno, y los de invierno, en verano).

Además, al igual que los neumáticos de invierno, los 'todas las estaciones' pueden circular sin cadenas en aquellos tramos de carretera en los que se exija este elemento (al menos los que estén homologados con el pictograma 3PMSF).

Dada la inestabilidad metereológica de España, estos neumáticos son una opción muy interesante ¿Necesitas ayuda? Sea cual sea el neumáticos que necesite tu vehículo, en tus Talleres de Confianza encontrarás el mejor asesoramiento: confía en los profesionales de los talleres asociados a Asetra.