¿Sabías que si el sistema de climatización está en mal estado, tu coche consume más combustible?

Usar de forma eficiente el sistema de aire acondicionado en el coche es más fácil de lo que parece ¿Sabías que la temperatura adecuada durante la conducción en el interior del vehículo es de entre 20 y 24ºC, con entre el 40% y 60% de humedad relativa?

La iniciativa ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC), compuesta por fabricantes de componentes de primer nivel, advierte de que mantener una temperatura adecuada al volante es importante, pues “con una temperatura superior a 24ºC en el interior del vehículo aumentan los errores de conducción y la posibilidad de tener un accidente”.

En este sentido, una temperatura elevada dentro del vehículo aumenta la sensación de cansancio, reduce la capacidad de concentración, aumenta el tiempo de reacción y aumenta el riesgo de tener un accidente.

Sin embargo, esto no quiere decir que abusemos de temperaturas bajas en el habitáculo, pues, como recuerdan desde esta iniciativa, mantener temperaturas inferiores a 20º C puede incrementar hasta un 20% el consumo.

Asimismo, desde ECEC resaltan que un adecuado mantenimiento del sistema de climatización influye en el consumo del vehículo. “Cuando el sistema de climatización no funciona de forma adecuada, el compresor debe trabajar más tiempo para mantener una temperatura interior constante, lo que aumenta entre un 5% y un 10% el consumo de combustible”, señalan.

De este modo, desde la iniciativa destacan la importancia de mantener en perfectas condiciones el sistema de climatización no solo en verano, sino también el resto del año, porque en otras estaciones es útil y necesario para desempañar las lunas y para la correcta climatización del interior del vehículo también en épocas de frío.

Últimos avances en el sistema de climatización

Los últimos avances en sistemas de climatización permiten, mediante un sistema de detección de pasajeros basado en infrarrojos, detectar la entrada de conductor y pasajeros en el interior del vehículo.

Asimismo, y de forma independiente, pueden monitorizar variables fisiológicas tales como el género, el ritmo cardíaco, el ritmo respiratorio, la temperatura corporal o el índice metabólico, entre otro tipo de variables, que permiten calcular el índice de confort térmico óptimo para activar paneles de radiación a la temperatura adecuada para las características fisiológicas de cada uno de los ocupantes.

Mantenimiento del sistema de climatización y posibles averías

El sistema de climatización conviene revisarlo, al menos una vez al año, con más motivo si nuestro vehículo incorpora climatizador (que proporciona aire frío en verano y aire caliente en invierno) en lugar de aire acondicionado (sólo frío).

Entre las averías más frecuentes que puede presentar este sistema se encuentran la pérdida de gas refrigerante —principal motivo de fallo—, pérdida de aceite que derivan en daños en el compresor, empañamiento de los cristales por fallos en el evaporador o sonda de evaporador, así como un fallo general del sistema.

Otros síntomas son malos olores en el interior del vehículo o irritación en los ojos provocada por la presencia de bacterias en el evaporador o filtro de habitáculo colmatado.

Si el sistema de climatización de tu coche no funciona de forma adecuada, acude a los profesionales de tus Talleres de Confianza. Allí, sus profesionales darán solución a cualquier problema que surja en tu coche.