¿Cómo eres al volante? Los conductores españoles, entre los más incívicos en la carretera

Los españoles son de los conductores euiropes que adoptan más actitudes incívicas en la carretera, solo superados por los griegos...

La Fundación VINCI Autoroutes ha publicado recientemente su XI Barómetro de la Conducción Responsable, que analiza el comportamiento de los conductores europeos en la carretera.

De este informe, realizado por la empresa IPSOS, se pueden extraer algunas conclusiones. La primera, en clave nacional, es que los españoles son de los automovilistas del Viejo Continente que adoptan más actitudes incívicas en la carretera, solo superados por los griegos.

En el detalle del estudio vemos cómo el 62% de los conductores españoles admite tocar el claxon de manera inoportuna, mientras que un 61% aparca en doble fila, un 41% reconoce realizar adelantamientos por la derecha en autopista y un 26% realiza detenciones en carriles para bicicletas o autobuses. Asimismo, nueve de cada diez tiene miedo al comportamiento agresivo de otros conductores.

Comportamientos incívicos que acarrean multas

Las mencionadas infracciones pueden ser objeto de sanción, incluso la de tocar la bocina, que conlleva una multa de al menos 80 euros. La normativa prohíbe su uso inmotivado o exagerado.

Según indica el artículo 110 del Reglamento de Circulación, los conductores de vehículos no prioritarios solo podrán hacer advertencias acústicas en tres casos: para evitar un posible accidente y, de modo especial, en vías estrechas con muchas curvas; para advertir, fuera de poblado, al conductor de otro vehículo el propósito de adelantarlo; y para advertir su presencia a los demás usuarios de la vía.

Asimismo, la multa por estacionar el coche en doble fila (estacionado sin conductor) es de 200 euros. De igual forma, si adelantas a un vehículo por la derecha puedes llevarte una sanción que conlleva también una multa de 200 €, además de la retirada de 4 puntos del carné de conducir.

El peligroso no respeto de las normas

El estudio también pone sobre la mesa otros datos llamativos. El principal, que el 75% de los europeos —la muestra total es de 12.400 usuarios de 11 países, entre ellos 1.000 españoles— reconoce que infringe las normas de tráfico. De este porcentaje, un 21% afirma que lo hace “a menudo” o “de vez en cuando”. En España, el porcentaje es de un 69%.

Dentro del volumen de comportamientos peligrosos al volante, España también está entre los más destacados. Eso sí, lejos de Grecia, líder en esta clasificación. En nuestro territorio, por ejemplo, el 84% de los encuestados reconoce superar habitualmente el límite de velocidad, mientras que el 69% suele cruzar semáforos en rojo o ámbar.

Otra de las infracciones más recurrentes es el uso del carril central en autopistas cuando el derecho está libre, la cual es cometida por un 58% de los conductores encuestados.

Como curiosidad, entre aquellos que reconocen infringir las normas de tráfico, un 83% confiesa no haber cumplido las restricciones de movilidad provocadas por la Covid-19.

Las excusas para incumplir

En el barómetro también se ha preguntado a los encuestados el porqué del incumplimiento de las reglas. De forma mayoritaria, los españoles —y en líneas generales también los europeos— opinan que “las normas no siempre le parecen coherentes o no son adecuadas para la situación”. La segunda justificación más alegada por los participantes en el estudio es la finalidad recaudatoria que consideran que tienen las multas.

“La norma, tanto de tráfico como sanitaria, se percibe más como una imposición que como una medida de protección. Permitiéndose incumplir de alguna manera la norma, los conductores dan prioridad al beneficio inmediato, hacen caso omiso del riesgo potencial de accidente y apuestan por su capacidad de control para evitarlo. Sin embargo, la inmensa mayoría de los accidentes se deben a una valoración errónea del riesgo que conllevan las infracciones de las normas de tráfico”, ha señalado Bernadette Moreau, delegada general de la Fundación VINCI Autoroutes.

El estudio ha visto la luz prácticamente al unísono de la entrada en vigor, el pasado 11 de mayo, de la reducción de velocidad a 30 km/h en vías urbanas en España, cuya finalidad es la de reducir la mortalidad en las calles.

No obstante, y a pesar de que 2020 fue un año de mínimo histórico en cuanto a mortalidad en la carretera, el riesgo al volante sigue siendo alto por muchos avances en materia de seguridad y normativa que se hagan.

Cumplir las normas es clave para tu seguridad en carretera. También lo es practicar un mantenimiento responsable de tu coche o moto. Y para cuidar tu vehículo, tus Talleres de Confianza estamos para ayudarte. Elige los talleres asociados a Asetra a la hora de mantenerlo o repararlo.