¿Sabes qué función realiza la bomba de aceite de tu coche? Cuidado con sus posibles averias

La bomba de aceite de un motor es, por así decirlo, como el corazón en el cuerpo humano, ya que se encarga de distribuir el lubricante por el motor a la presión adecuada y de manera uniforme.

Por ello, es un elemento esencial para el buen funcionamiento de los propulsores estén movidos por gasolina o por gasóleo, que dependen de una correcta lubricación para rendir al máximo y durante más tiempo.

Y es que a menor fricción, menor rozamiento, desgaste y exceso de temperatura, por lo que todos los componentes podrán trabajar de manera óptima y sufrirán las consecuencias de manera más progresiva y controlada.

Así funciona la bomba de aceite

La bomba de aceite, en esencia, se encarga de succionar el aceite del cárter para impulsarlo a través del filtro de aceite y los conductos en dirección a los cojinetes del cigüeñal y del árbol de levas. Gracias a ello los rozamientos indeseados pueden evitarse, así como que piezas estructurales del motor se dañen o agarroten, provocando el tan temido gripaje.

Pero no sólo es importante contar con una distribución uniforme del aceite, sino también que esta sea a presión constante y adecuada. La llamada presión de trabajo que, en función del tipo de motor o el fabricante, oscilará entre los 2 y los 10 kg.

Cuanto mayor sea esta presión, mayor será la temperatura de trabajo, por lo que puede hacerse necesario un radiador de aceite en el sistema para controlarla. Si el aceite supera los 70ºC, la mezcla pierde densidad, reduciéndose su efectividad. Lo mismo ocurre si la temperatura es escasa y el lubricante no es lo suficientemente fluido.

Por qué se avería la bomba de aceite

Los cambios de aceite en el intervalo indicado por el fabricante del vehículo son absolutamente fundamentales para el buen funcionamiento de los motores.

Y es que, el aceite con el uso se degrada y baja acumulando suciedad. Y el exceso de suciedad puede acumularse en el filtro de la bomba de aceite haciendo que ésta no pueda mantener su flujo y presión para enviar el aceite a todas las partes del motor.

Esto puede provocar rozamientos dentro del mismo, que pueden derivar en averías graves en el motor. Esta suciedad procedente de la combustión puede bloquear los conductos de circulación internos del aceite.

De este modo, para que la bomba funcione de forma correcta, y no originar averías en tu coche, deberás realizar un correcto mantenimiento y cambiar el aceite (y su filtro) cuando recomienda su fabricante.

Averías más frecuentes de la bomba de aceite

Las averías que sufre la bomba de aceite suelen estar relacionadas con una falta de presión o con partículas dentro del circuito.

Por otra parte, en otras ocasiones, un filtro de aceite en mal estado puede dañar la bomba. El motor puede tener problemas con la presión debido a que existe alguna fuga o mal funcionamiento de la bomba de alivio. Por lo tanto, una falta de presión no siempre significa un daño en la bomba.

No obstante, la avería más común de la bomba de aceite son las pérdidas de aceite a través de la junta de la bomba. Para solventarlo, tan solo se deberá sustituir la junta dañada por una nueva. En el caso de que los dientes de los engranajes estén sometidos a gran presión, pueden desgastarse y provocar fallos en la bomba.

Cómo identificar problemas en la bomba de aceite

Puede ser más fácil de lo que parece, ya que es posible detectar fallos en la bomba si te fijas en el cuadro de instrumentos de tu coche. En él hay un icono que indica la presión del aceite, que se enciende cuando arrancas el coche: esto quiere decir que el sistema aun no está preparado. Y cuando se apaga, quiere decir que el circuito ha alcanzado la presión necesaria para que puedas arrancar tu coche.

En el caso de que esta luz permanezca encendida durante mucho tiempo y en plena marcha, deberás parar el coche ya que al existir una presión deficiente en el circuito, el motor podría sufrir daños irreparables.

Las averías provocadas por la bomba de aceite son caras, por lo que la mejor opción es que realices un correcto mantenimiento. Para ello deberás revisar el aceite y el filtro siguiendo las indicaciones del fabricante de tu vehículo.

Asimismo, mantener una conducción eficiente en la que no revoluciones demasiado el motor, puede ayudarte a conseguir un mejor funcionamiento de la bomba de aceite y que ésta no sufra averías.

La bomba de aceite es clave para tu coche y practicar un buen mantenimiento te ayudará a alargar su vida útil. Y cuando necesites la ayuda de un profesional, acude a tus Talleres de Confianza: los profesionales de los talleres asociados de Asetra.