¿Ganas de viajar este verano? Consejos para que tus trayectos por carretera sean perfectos

La llegada del verano es una buena noticia para los que disfrutan los días eternos, las cálidas noches al aire libre y, por supuesto, las vacaciones. Sin embargo, también es una época exigente para nuestros vehículos...

En la época estival aumentan los desplazamientos por carretera por lo que los vehículos deben enfrentarse a numerosos retos, como las altas temperaturas, capaces de poner al límite su mecánica y convertir las carreteras en un infierno.

Por ello, no está de más tener en cuenta algunos consejos, además de no olvidar adoptar algunas medidas que nos ayudarán a hacer frente a los inconvenientes de esta época y conseguir que nuestro coche siempre esté listo para ofrecer su máximo rendimiento.

Consejos de mantenimiento

Sistema de refrigeración

Durante el verano, las altas temperaturas generadas por los motores de los vehículos pueden dispararse. Por eso, el sistema de refrigeración necesita una atención especial.

Comprobar fugas en radiador y manguitos y asegurarse de que están bien ajustadas las conexiones, mantener el radiador limpio, asegurarse de que el líquido refrigerante está al nivel adecuado y dedicar más atención al indicador de temperatura en el cuadro de instrumentos son algunas medidas que te ayudarán a evitar sorpresas desagradables con el sistema de refrigeración.

Aire acondicionado

La temperatura del habitáculo no es sólo una cuestión de comodidad, sino también de seguridad, ya que con más de 35ºC nuestro cerebro sufre efectos parecidos a los de conducir bajo la influencia del alcohol, aumentando el tiempo de reacción más de un 20%.

Así, es conveniente revisar el sistema antes de que lleguen los días más calurosos. Además, si has aparcado al sol, no pongas el aire acondicionado nada más arrancar y al máximo: mejor baja las ventanillas y deja que circule el aire durante unos minutos.

Neumáticos

El mantenimiento de los neumáticos es importante en cualquier época del año. Sin embargo, es en estos meses de verano en los que más viajes largos se realizan, por lo que es más importante que nunca asegurarse de que la presión es la correcta de acuerdo con las indicaciones del fabricante. Revisa también el desgaste del dibujo y si presenta grietas o deformaciones.

Frenos

El calor excesivo hace que las pastillas se desgasten más rápido. Además, en esta época son habituales las tormentas, que pueden obligarnos a poner a prueba los frenos de manera inesperada. Hacer una revisión garantizará una mayor seguridad y hará que nuestros frenos reaccionen correctamente en cualquier situación.

Aceite y demás niveles

La misma vigilancia que debemos prestar al refrigerante conviene aplicarla al resto de niveles: aceite, líquido de frenos y del limpiaparabrisas son imprescindibles. Antes de realizar cualquier viaje, comprueba que están bien.

Filtro de aire, de habitáculo...

En esta época tan seca es más fácil que las partículas de la carretera queden en suspensión y sean absorbidas por el coche. De ahí la importancia de un filtro de habitáculo (o antipolen) en buenas condiciones. Asimismo, un filtro de aire obstruido afectará al desempeño del motor (pérdida de potencia, mayor consumo y emisiones...), además de provocar averías.

Carrocería

Lavarla con mayor frecuencia reducirá las posibilidades de daños (en ocasiones, irreversibles) en la chapa o la pintura por la indicencia del sol, la sal del mar, el polvo o la arena de la playa, la resina de los árboles...

Interior

Además de cuidar la mecánica, es importante cuidar su interior. Así, colocar un parasol en la luna delantera si aparcas al sol puede reducir hasta en 10ºC la temperatura en el habitáculo, lo que no solo supone un mayor confort para los pasajeros, también permite cuidar los plásticos y tapicería.

Consejos para el automovilista

Por otra parte, seguir algunas recomendacionesnos ayudarán a afrontar los viajes veraniegos con mayor comodidad y seguridad.

De este modo, evita las horas de más calor. En lo posible evita coger el coche o emprender un viaje entre las 12:00 y las 16:00 h, la franja horaria más calurosa.

También, utiliza ropa adecuada. La ropa ligera y de color claro, que absorbe menos luz y evita el calor, puede ser nuestra aliada a la hora de emprender un viaje en verano. Eso sí, evita la desnudez, ya que nos expone a quemaduras solares y aumenta la sensación de calor en el cuerpo. Asimismo, evita también conducir con chanclas por motivos de seguridad, hay alternativas cómodas y frescas con las que no correrás riesgos.

Asimismo, come ligero y mantente hidratado. Las comidas copiosas pueden provocar sensación de pesadez y somnolencia, un cóctel explosivo si sumamos calor extremo. Y para beber, agua o bebidas no alcohólicas.

De igual forma, no te saltes los descansos. Descansa al menos cada dos horas al volante. No obstante, en verano podemos aumentar esta frecuencia para hidratarnos y despejarnos.

Aumenta la distancia de seguridad. El calor afecta a la capacidad de reacción, por lo que aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos es una buena recomendación. Además, nunca se sabe cómo están afrontando el calor el resto de conductores.

Por supuesto, no olvides la documentación (en regla) del coche y asegúrate de que dispones de chalecos y triángulos antes de emprender un viaje. Y durante el viaje y al llegar a tu destino, no bajes la guardia: recuerda que seguimos en pandemia. Aunque la situación haya mejorado y el uso de mascarillas deje de ser obligatorio al aire libre, sigue las recomendaciones de las autoridades sanitarias para cuidarte y cuidar a los demás.

Revisa tu coche siempre que vayas a viajar este verano. Y si necesitas un profesional, en Tus Talleres de Confianza estamos para ayudarte. Los talleres asociados a Asetra trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas ¡Encuentra Tu Taller de Confianza!