Cómo saber si una gasolinera está junto a la autopista o autovía por la que circulamos o nos obliga a desviarnos de la ruta

Cuando viajamos por vías rápidas, sobre todo en verano, lo hacemos normalmente para realizar largos recorridos. Y si no estamos habituados a conducir por ellas resultará más difícil, si cabe, saber dónde están las gasolineras...

Es probable que te hayas encontrado alguna vez con esta situación mientras conducías por una autovía: necesitabas parar en una gasolinera y finalmente tuviste que desviarte por una carretera y circular unos cuantos kilómetros (a veces muchos y con el coche en la reserva desde hacía tiempo) hasta dar con el establecimiento que habías visto indicado.

Lo que creías que iba a representar una parada fugaz acabó convirtiéndose en una pequeña excursión por una vía comarcal o local hasta conseguir conectar la manguera al depósito del coche en un pueblo y salvar 'in extremis' quedarte varado en la carretera sin combustible.

Pues bien, es posible que no vuelva a pasarte esto si conoces algunos trucos...

Paneles de indicación

Los carteles que te encuentras en autopistas o autovías indican la distancia que hay hasta la salida que hemos de tomar. En principio, no aportan pistas para averiguar dónde se encuentra la gasolinera que hemos visto señalizada.

Sin embargo, conocer algunas claves te servirán de guía para que la próxima vez sepas si la estación de servicio está junto a la autovía o si, por el contrario, te obligará a dar un pequeño rodeo hasta llegar hasta ella.

Tienes que guiarte por los colores de los indicadores. Los hay de tres colores, azul, verde y blanco, y cada uno de ellos tiene un significado explícito:

Azul. Indica que estamos circulando por una vía de alta capacidad y la gasolinera quedará en el lateral de la autovía.
Verde. Encontraremos la gasolinera en una carretera o vía rápida de menor categoría, pero cerca de la autovía.
Blanco. Para dar con la gasolinera tendremos que recorrer una carretera provincial, comarcal o local que nos obligará a desviarnos unos pocos kilómetros.

Además de guiarte por los colores de los paneles conviene estar atento a otro dato: el de la distancia a la que se encuentra la salida. Los metros que señala el cartel son otra pista que no debes dejar pasar por alto para no equivocarte.

Las distancias también son importantes

1.000– 500 m. Si te encuentras un cartel indicando que la salida hacia una gasolinera está a 1.000 metros y posteriormente ves otro que señala que está a 500 significa que podrás repostar a pie de autovía. De hecho, verás el establecimiento de repostaje con suficiente antelación antes de tomar el carril de desaceleración.

750 – 250 m. Cuando veas estos carteles querrá decir que la gasolinera se encuentra alejada de la autovía. Tendrás que dar un pequeño rodeo para llegar hasta el surtidor.

En cambio, si circulas por una autopista de peaje no tendrás que estar pendiente si una gasolinera queda junto a la vía o no porque la normativa establece que las áreas de servicio deben estar ubicadas en “zonas colindantes” de la carretera.

Asimismo, se establece que la distancia mínima entre las zonas de servicio sea de 20 kilómetros y la máxima entre 40 y 60 km, aunque en casos excepcionales se puede justificar una distancia aún mayor, aunque no suele ocurrir con frecuencia.

La tecnología también ayuda

Por otro lado, si no queremos estar tan pendientes del color de los indicadores y de fijarnos en las distancias que marcan las salidas podemos recurrir a diversas aplicaciones móviles. Así, podemos elegir desde los navegadores GPS como Google Maps, Waze o Sygic, por ejemplo, hasta aplicaciones específicas que nos informan acerca de la ubicación de las gasolineras y del precio de los carburantes como GasAll, Gasoapp o Electromaps (para la carga de vehículos eléctricos), entre otras.

Recuerda que circular en la reserva de forma continuada no es buena idea, por lo que desde Tus Talleres de Confianza te recomendamos que nunca apures los repostajes y en cuanto llegues al último cuarto del depósito pasa por una gasolinera y reposta.

Y no sólo porque puedas quedarte 'tirado' en carretera, ya que llevar el coche en la reserva puede llegar a provocar averías. Igual de malo que no someterlo a un mantenimiento periódico. Confía a tus Talleres de Confianza las operaciones de mantenimiento o reparación que requiera tu coche a lo largo de su vida útil. Los profesionales de los talleres de Asetra trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.