Resuelve la eterna duda: ¿los neumáticos más nuevos se colocan delante o detrás?

Los neumáticos casi nunca se desgastan por igual, siendo los del eje delantero los que, por regla general, más acusan el paso del tiempo y los kilómetros...

Esto es debido a que la mayoría de coches en la actualidad son de motor y tracción delantera, con lo que estos neumáticos son los que soportan más peso y desgaste. Además, la fricción en maniobras desde parado también acaba antes con su vida útil.

Lo ideal sería que cuando se cambian los neumáticos se sustituyan los cuatro al mismo tiempo. Sin embargo, ello supone duplicar el presupuesto cuando en realidad los neumáticos posteriores todavía se encuentran en buen estado.

Los neumáticos más nuevos ¿delante o detrás?

Dicho todo esto, da igual que se trate de un vehículo de tracción (el eje motriz es el delantero), o de propulsión (el trasero): si únicamente sustituimos dos neumáticos, los fabricantes recomiendan que los nuevos, o menos desgastados, se instalen siempre detrás ¿Por qué?

📌 Mayor estabilidad

En una situación límite, un coche con motor en posición delantera siempre perderá antes el agarre en la parte posterior debido a que ésta tiene menos peso. Para compensar esta diferencia es importante que los neumáticos más nuevos, y por tanto con mayor adherencia, estén siempre en el eje trasero.

📌 Mejor control

Si perdemos el control del vehículo es más fácil llevar a su sitio a la parte delantera que a la trasera, con la que deberíamos ejecutar un no siempre sencillo contravolante (girarlo en el mismo sentido en el que derrapa y luego deshacerlo) para contrarrestar el sobreviraje. Es por ello que es aconsejable contar con unos neumáticos con mejor agarre atrás, para evitar pérdidas de control en esta zona.

📌 Si pinchamos, mejor delante

Cuando el neumático está desgastado es más sencillo sufrir un pinchazo. Si se circula a alta velocidad es mejor que éste se produzca en las ruedas delanteras ya que, de nuevo, es más fácil retomar el control del morro que de la parte trasera del coche.

📌 Menor riesgo de aquaplaning

El aquaplaning es una de las situaciones más peligrosas que podemos sufrir en un vehículo. Se produce cuando los neumáticos no son capaces de evacuar todo el agua que hay en el suelo y se crea una capa bajo de las ruedas que hace que el coche flote sobre el asfalto. El peso del motor puede contrarrestar esta situación en el eje delantero, pero la ligereza en la zaga hace necesario que contemos con neumáticos con un buen dibujo para poder evacuar todo el agua que sea posible.

Todos éstos consejos no servirían para un coche con tracción total ¿Por qué? Un neumático más desgastado tiene menor diámetro y por tanto da más vueltas que los nuevos en el mismo recorrido. Si a un 4×4 le cambiamos sólo las ruedas de un eje estaremos forzando a que el diferencial trabaje más para equilibrar esta diferencia y, por tanto, sometiéndolo a un mayor desgaste que puede derivar en una prematura y costosa rotura del sistema.

Recuerda: una verificación periódica de los neumáticos te permitirá observar el desgaste y determinar el momento de sustituir los neumáticos: siempre, al menos los dos del mismo eje y cuando hagas esto, los nuevos deben instalarse atrás: directamente en los coches de propulsión trasera, mientras que en los de tracción delantera se trasladarán antes los de atrás hacia adelante si están a medio uso.

Revisa periódicamente tus neumáticos. Esto te permitirá comprobar su presión, estado, posibles daños o si ha perdido algún tapón. Y si necesitas ayuda profesional, confía en tus Talleres de Confianza: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que exiges a un taller.