¿Conoces los riesgos de circular con una presión inadecuada en los neumáticos de tu coche?

Los neumáticos son un componente clave de nuestro coche. Al ser el único elemento que está en contacto con el asfalto, es muy importante que estén bien mantenidos y que lleven la presión idónea.

De este modo, y puesto que el neumático es uno de los elementos de seguridad más importantes del vehículo, la Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos (Adine) recuerda a los conductores la importancia de mantenerlos en buen estado, ya que, al estar en contacto directo con la carretera, sufren mucho desgaste. Y ello incluye, mantenerlos con una presión adecuada.

La importancia de una presión adecuada en los neumáticos

No en vano, circular con una presión inadecuada en los neumáticos, además de ser un peligro para la seguridad vial, supone un gasto extra de combustible y, por tanto, más emisiones de CO2 a la atmósfera.

Precisamente, la presión es uno de los factores clave que afecta al desgaste y envejecimiento prematuro de los neumáticos.

De este modo, una presión excesiva desgasta más el neumático por el centro y reduce la superficie de contacto con el asfalto y, por consiguiente, el agarre.

Por el contrario, una presión demasiado baja provoca un desgaste irregular (esta vez por la parte externa del neumático) y también reduce la superficie de contacto.

Riesgos y desvantajas de una presión incorrecta

Por tanto, la entidad recomienda circular con la presión recomendada por fabricante del vehículo, pues supone un ahorro de hasta el 10% de combustible, además de alargar la vida útil de las cubiertas e incrementar su kilometraje aproximadamente el 3,3%.

Asimismo, apunta que un neumático desgastado o por debajo del límite legal, deja de cumplir su función y pone en peligro nuestra seguridad y la de los demás, ya que el agarre disminuye y aumenta la distancia de frenado, multiplicando el riesgo de sufrir patinazos o el temido aquaplaning.

Como último consejo, Adine recomienda por seguridad, ahorro y ecología, llevar a cabo una revisión mensual de los neumáticos en un taller especializado.

¿Cómo se comprueba la presión de un neumático?

Si no tenemos en casa un manómetro, tendremos que acudir a una gasolinera que disponga de uno. Hay algunas que ofrecen los manómetros de forma gratuita, mientras que en otras tendremos que pagar para poder utilizarlos.

Para comprobar la presión de los neumáticos, deberemos hacerlo en frío, es decir, antes de empezar a rodar. Esto es porque a medida que circulamos se produce un rozamiento de la rueda contra el asfalto que provoca un calentamiento y una dilatación del neumático.

Ese aumento de la temperatura puede darnos unos datos falseados en el manómetro con un error de hasta 100 milibares. Por eso hay que comprobar la presión de las ruedas antes de empezar un viaje y no durante el mismo.

Deberemos consultar la pegatina de referencia, que suele estar colocada en el interior de la puerta del conductor o en el interior de la tapa del depósito del combustible.

Ahí meteremos más o menos presión (normalmente en el manómetro nos fijaremos en los bares de presión, aunque también están como referencia los kilopascales y los psi), según lo que nos indique el manómetro.

A la hora de mirar la presión, no debemos olvidar comprobar la rueda de repuesto (en caso de tenerla). Si esta es de emergencia (de tipo 'galleta'), que está ideada para circular a 80 km/h como velocidad máxima, la presión de inflado suele situarse entre los 3,5 y los 4,5 bar. Puedes consultar en el flanco de la rueda cuál es su presión correcta.

Y, por supuesto, no te olvides de volver a poner los tapones de las válvulas, ya que impiden que el aire de la válvula salga al exterior, manteniendo la presión correcta en el neumático. Y no sólo eso... Además, el tapón —metálico o de plástico— protege a la válvula de posibles elementos externos que puedan dañarla o incrustarse en ella ejerciendo una presión que libere el aire.

Revisa periódicamente los neumáticos de tu coche. Esto te permitirá comprobar su presión, estado, o si has perdido algún tapón. Y si necesitas ayuda profesional, confía en tus Talleres de Confianza: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que exiges a un taller.