Cambio de hora: consejos para adaptar tu coche y la conducción al horario de invierno

Este fin de semana estrenamos el nuevo horario de invierno. Así, los días serán más cortos lo que provocará un cambio importante en las condiciones que nos vamos a encontrar en las carreteras.

Además del cambio horario, que hará que se haga de noche antes, el otoño sigue avanzando y las temperaturas comienzan a descender mientras aparecen las primeras heladas, más lluvia...

Los fenómenos típicos de esta época suponen un riesgo para la conducción ya que afectan a la visibilidad, a la adherencia al asfalto…, por lo que además de realizar algunas comprobaciones previas, no está de más tener presente los riesgos que nos podemos encontrar y el estado de la calzada.

Consejos para conducir más seguro con el cambio al horario de invierno

Teniendo en cuenta esto, desde Confortauto Hankook Masters ofrecen algunos consejos para circular con total seguridad en esta época del año.

Cómo adaptar tu coche

✅ Revisa los puntos vitales de tu automóvil. El buen estado del vehículo es capital para la seguridad al volante, por ello si queremos evitar imprevistos ningún elemento debe pasarse por alto: neumáticos, batería, amortiguadores, frenos, dirección, niveles, filtros, refrigerante, limpiaparabrisas…etc.

✅ Comprueba las luces. Un chequeo especialmente necesario es el de las luces, ya que con el horario de invierno aumenta el tiempo de conducción nocturna. La iluminación es clave pues, en Europa, el 30% de los accidentes se produce de noche. Es importante recordar que debemos utilizar las luces de cruce cuando notemos una bajada de luminosidad y, de ser necesario, utilizarlas también de día (si no disponemos de luz diurna). Asimismo, el sistema de iluminación será clave para nuestra seguridad en condiciones meteorológicas adversas típicas de esta época: lluvia, niebla, incluso, nieve.

✅ La importancia de los neumáticos. En otoño se disparan las posibilidades de sufrir aquaplaning. De ahí que, además de comprobar ahora el estado de los neumáticos, no podemos dejar de vigilarlos en los próximos meses (presión, dibujo...). Si nuestra conducción y los neumáticos no están en buen estado, cabe la posibilidad de que suframos un accidente.

Un frenazo brusco, una carretera en mal estado, o unos neumáticos desgastados pueden provocar una pérdida de tracción y control del vehículo. Para prevenir el aquaplaning tenemos que adaptar nuestra conducción a las condiciones de la vía manteniendo siempre una velocidad segura además de verificar la presión, dibujo y ranuras de los neumáticos para asegurar una buena adherencia a la carretera y evitar el deslizamiento.

Cómo adaptar tu conducción

Infórmate de la meteorología antes de salir. Habitúate a consultar los pronósticos del tiempo antes de salir de casa. Con previsión estarás mejor preparado y en caso de que se produzcan condiciones meteorológicas adversas, siempre que se pueda, retrasa tu salida hasta que desaparezcan.

Alerta a las carreteras heladas. Las temperaturas bajan según pasan las semanas. En zonas de montaña y de la meseta empiezan a caer las primeras heladas, por lo que hay que aumentar la precaución por las mañanas en carreteras secundarias, sobre todo, en las curvas peraltadas donde se acumula la humedad en la parte interior de la curva, facilitando la formación de placas de hielo.

Si viajas mucho durante los meses de frío piensa en montar neumáticos de invierno o todo tiempo para ganar adherencia y evitar contratiempos si aparece la nieve.

✅ Cuidado con las hojas. Encontrarte con hojas en la carretera en otoño puede resultar peligroso. Si tienes que pasar sobre ellas, reduce la velocidad y hazlo con cuidado, porque pueden estar mojadas y provocar en tu coche un efecto similar al aquaplaning, lo que te pondría en peligro al hacerte perder la adherencia con el asfalto.

✅ Cuiado con los animales. Los atropellos a animales y accidentes a causa de intentar esquivarlos son significativamente más altos en otoño. Sobre todo, se producen al amanecer y el atardecer, y éstos ocurren porque los conductores tratan de esquivar al animal demasiado tarde y a velocidad inadecuada.

✅ El viento. Otro de los fenómenos con los que nos podemos encontrar son las rachas fuertes de viento. En este caso, tendremos que moderar la velocidad y coger el volante con firmeza, sobre todo, al adelantar ya que el 'efecto pantalla' puede desestabilizar a tu coche.

✅ No olvides los 'imprescindibles': El Reglamento General de Vehículos señala: "Los vehículos de motor y los conjuntos de vehículos en circulación deben llevar los siguientes accesorios, repuestos y herramientas: Rueda de repuesto a su presión necesaria o kit reparapinchazos y herramientas para su instalación, chaleco reflectante de alta visibilidad debidamente homologado y dos triángulos homologados de preseñalización de peligro —desde julio también podemos llevar la baliza luminosa V-16—".

✅ Evita la fatiga. El cambio de hora puede provocar alteraciones del sueño. Por eso, si durante el viaje por carretera apareciesen esas condiciones meteorológicas desfavorables ten en cuenta que conducir con sueño aumenta la tensión nerviosa y la fatiga visual provocando una disminución de la atención y aumentando el riesgo de accidente.

Por ello, especialmente en trayectos largos, para cada dos horas o, siempre que observes fatiga o somnolencia. Y para combatirlos: ejercicios respiratorios o andar duante 10-15 minutos al menos para recuperar tu capacidad para conducir.

Y no olvides las medidas de seguridad de todo el año: mantener la distancia de seguridad, respetar las normas y los límites de velocidad o usar el cinturón de seguridad.

Viaja seguro también con el cambio al horario de invierno. Adapta tu conducción a las nuevas condiciones y revisa tu coche. Y para hacerlo, confía en los profesionales de los talleres de Asetra para realizar las operaciones de mantenimiento o reparación, también de chapa y pintura, que requiera tu coche a lo largo de su vida útil ¡Encuentra tu Taller de Confianza!