Los turismos de más de 10 años tienen el doble de posibilidades de suspender la ITV

El índice de rechazos en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) está directamente relacionado con la antigüedad del vehículo.

Así lo ponen de manifiesto los últimos datos aportados por la Dirección General de Promoción Económica e Industrial de la Comunidad de Madrid recogidos por la Asociación de Entidades para la Inspección Técnica de Vehículos de la Comunidad de Madrid (AEMA-ITV). Mientras que la tasa de suspensos en los turismos de menos de cinco años es de un 6,3%, la de los de hasta diez años asciende al 9,9%.

A mayor antigüedad de los vehículos, más dificultades para pasar la ITV. El parque español de automóviles tiene una edad media de 13,1 años, muy por encima de la media de la Unión Europea, que se sitúa en los 11,8 años.

En el caso de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, la edad media de los coches es de 12,4 años, inferior a la del conjunto de España, pero suficiente para confirmar la regla de que los vehículos más entrados en años tienen más posibilidades de no superar la ITV.

Uno de cada cuatro turismos de más de 15 años suspende la ITV

En concreto, del doble en el caso de los de hasta diez años (9,9% de rechazos) frente a los de menos de cinco (6,3%), del triple en los de hasta quince años (17,5%) y del cuádruple en los de más de quince años (23,5%).

Si nos centramos en los camiones y autobuses, los más entrados en años suspenden también más en la ITV y lo hacen en mucha mayor proporción que en el caso de los turismos. Mientras que para los vehículos de hasta diez años los rechazos en automóviles son del 9,9%, este porcentaje se eleva al 23,4% en camiones y al 17,8% en autobuses.

Para vehículos de más edad aún los porcentajes de rechazos se disparan también muy por encima de las tasas que registran los turismos. Si para coches de más de quince años los suspensos en la ITV llegan al 23,5%, en el caso de camiones y autobuses, se sitúan en un 28,4% y un 25,8%, respectivamente.

Diferente es el comportamiento de los rechazos en los ciclomotores. Ya desde una edad temprana el porcentaje de suspensos es elevado y así se mantiene a lo largo de la vida útil del vehículo. Los ciclomotores de menos de cinco años no consiguen pasar la ITV en el 24,5% de los casos, los de hasta diez años, en el 27,2%, los de hasta quince años, en el 28,3%, y los de más de cinco años, en el 26,4%.

Consejos para aprobar la inspección a la primera

Para ir lo más tranquilo posible a pasar la ITV y tener más garantías de superarla, es aconsejable realizar las revisiones periódicas que prescribe el fabricante y poner especial anteción a algunos sencillos detalles:

Cuida los neumáticos: comprobar periódicamente la presión de los neumáticos para evitar que una presión mayor o menor pueda provocar desperfectos. En cualquier caso, revisa que el dibujo se ve y que los neumáticos no tienen desgastes pronunciados, cortes o deformaciones.

Revisa las luces: una de las principales causas de no superar la ITV es algún defecto grave en el alumbrado o señalización del vehículo. Por eso, verifica que todas las luces del coche funcionan correctamente.

Cuidado con los testigos luminosos: los testigos del salpicadero indican posibles fallos mecánicos del vehículo. Si se enciende una luz roja, el problema es grave y debes detener el vehículo cuanto antes; si es amarilla, el fallo es menor pero debes revisarlo lo más pronto posible. Asegúrate de que ninguno de estos dos colores están permanente encendidos cuando vayas a pasar la ITV.

Repasa pequeños detalles como, por ejemplo, que el claxon suena correctamente, que los cinturones abrochan y se desabrochan sin problemas, que los espejos y cristales no tienen ningún golpe ni fisura, que las puertas y ventanillas abren y cierran perfectamente, que las puertas pueden abriser tanto por dentro como por fuera o que la matrícula es bien legible.

Comprueba que la dirección y la suspensión no presentan defectos: si, por ejemplo, hay pérdidas de líquidos es muy probable que suspendas la inspección.

Si tu coche es diésel, date una vuelta antes para llevarlo bien caliente y tener más opciones de aprobar la inspección pasando la prueba de emisiones.

Seguir estos consejos te hará tener más posibilidades de superar la ITV a la primera. En este sentido, pasar por el taller para realizar una revisión pre-ITV es un buen hábito para aprobar la inspección sin problemas ¿Necesitas ayuda? Pide cita en cualquiera de tus Talleres de Confianza, los talleres asociados a Asetra.