Cómo superar la prueba de gases en la ITV: toma nota de algunos consejos para pasarla con tu coche con buena nota

La prueba de gases contaminantes es una de las más 'duras' de pesar para muchos vehículos, especialmente, aquellos más entrados en años y con motores diésel.

Si tienes un coche 'veterano' y, sobre todo, si además tiene motor movido con gasóleo, es posible que haya una prueba en concreto que te ponga los pelos de punta siempre que pasas la ITV: la prueba de gases. Y es que uno de los fallos que provoca más resultados desfavorables en el examen de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es que tu coche emita más CO (monóxido de carbono) del permitido.

De hecho, los defectos graves relacionados con las emisiones contaminantes son la tercera causa de suspensos en la inspección, con un 20% del total de fallos, tras los que tienen que ver con las luces y señalización y con neumáticos, ejes, suspensión y ruedas.

La prueba de gases en la ITV

En primer lugar tienes que saber que la prueba de los humos en la ITV, trámite obligatorio que debes pasar con tu coche y que tiene unos plazos definidos. mide la cantidad de CO y la opacidad de dichos humos.

Existen dos límites de humos en función de si nuestro vehículo incorpora o no catalizador. De este modo, si el vehículo no lleva catalizador, el contenido máximo autorizado de CO en los gases de escape no puede superar ciertos límites:

  • Vehículos matriculados hasta el 01/10/86: CO-5% vol
  • Vehículos matriculados después del 01/10/86: CO-3,5% vol

Si el vehículo lleva catalizador y sistema de reducción catalítica de gases de escape (sistema SCR), el máximo autorizado de CO en los gases de escape será el declarado por el fabricante del vehículo. Si no se conocen, serán:

  • Vehículos matriculados por primera vez antes del 01/07/02: CO 0,5% vol
  • Vehículos matriculados por primera vez después del 01/07/02: CO 0,3% vol

Los valores declarados por el fabricante no podrán ser superiores a los anteriores, en ningún caso.

Trucos para superarla

Hay que tener en cuenta que desde otoño de 2018, los centros de inspección ya controlan a través del puerto electrónico (OBD) que los dispositivos anticontaminación instalados en nuestro coche —si está matriculado a partir de 2014— no han sido manipulados o desconectados, y que funcionan correctamente.

Si el testigo MIL (naranja con forma de aceitera) se enciende en el marcador, tu coche puede tener un problema en el sistema catalizador. Si persiste, deberás pasar por el taller para una revisión. Este testigo encendido alerta al operario de la ITV.

Si no hay testigo encendido y crees que tu coche funciona perfectamente y, tras una inspección visual de los humos no expulsa un humo negro, antes de pasar la ITV, desde diferentes asociaciones y empresas dedicadas a la ITV, recomiendan que antes de llegar a la estación de ITV se haya hecho un recorrido de unos 20 minutos en marchas cortas. Esto hace que el motor vaya más revolucionado, entre 3.000 y 4.000 revoluciones por minuto.

Este aumento de régimen del motor provoca que se eleve la temperatura, lo que hace que se produzca el ciclo de regeneración del filtro antipartículas, que aumenta la cantidad de combustible inyectada para generar un mayor flujo de gases que limpia la carbonilla en el sistema.

Otra recomendación para eliminar restos o desperdicios es no dejar al mínimo el depósito de combustible ni circular en reserva muchas veces.

Otro truco que le vendrá bien al motor será el uso de aditivos específicos que ayudan o mejoran la combustión del vehículo.

Prepara la ITV (y no circules si la has suspendido)

Has de tener en cuenta que con la ITV desfavorable sólo puedes circular si vas al taller para arreglar el fallo que ha causado que tu vehículo no pase la inspección y de vuelta a la ITV cuando esté arreglado. De lo contrario, te podrán multar con 200 euros por no haberla pasado.

Si quieres evitar sorpresas desagradables al pasar la inspección técnica de vehículos, lo más aconsejable es que visites antes tu taller de confianza asociado a ASETRA para comprobar el estado de todos los elementos que se analizan en ella.

En esa pre-ITV el profesional del taller comprobará el sistema de frenos, las luces, los neumáticos y los gases de escape, entre otros aspectos. De este modo, te asegurarás que tu coche acude al examen de la ITV en perfectas condiciones. Confía el cuidado de tu vehículo a los profesionales de Tus Talleres de Confianza.