¡Que no te pillen desprevenido! Aumentan las multas por circular con los neumáticos en mal estado

¿Cuánto hace que no revisas los neumáticos de tu coche? Mucho cuidado porque si mientras circulas, los agentes de tráfico te paran y comprueban que están en mal estado, pueden multarte e incluso, inmovilizar tu vehículo.

Y este mal (y peligroso) hábito de circular con los neumáticos desgasados parece que está de moda. Y es que los recursos de multas tramitadas por llevar los neumáticos en mal estado están aumentando. Tanto es así que las cifras se han duplicado en diciembre de 2021, con respecto al mes de enero del mismo año, según acaban de desvelar la Fundación CEA y Continental.

Hasta 800 euros de multa

Los neumáticos son el único elemento que está en contacto con el asfalto, por lo que mantenerlos en buen estado es vital para garantizar nuestra seguridad al volante. Por su importancia, el Reglamento de Tráfico señala que circular con un vehículo cuyos neumáticos no presentan dibujo o no reúnen las condiciones mínimas de utilización, es una infracción grave que conlleva una sanción de 200 euros por neumático, lo que podría llegar a 800 euros en caso de tener las cuatro cubiertas en mal estado.

Sin embargo, las sanciones y las continuas recomendaciones de asociaciones de fabricantes e instituciones no reducen esta mala práctica. Así, según datos recopilados por la Fundación CEA y Continental, en diciembre de 2021 se registraron el doble de recursos por multas impuestas por esta infracción. Así, cerca de 800 conductores acudieron al servicio legal de la Fundación para solicitar un recurso de una sanción por el mal estado de sus neumáticos.

En este sentido, el fabricante de neumáticos recuerda que mantener la presión correcta de los neumáticos "es vital para su correcto funcionamiento, mantener el nivel de seguridad, evitar un desgaste prematuro y no aumentar el consumo de combustible".

No en vano, una presión inadecuada del neumático influye en la seguridad y hace que pierda prestaciones. Por lo tanto, puede tener desgastes inusuales, reducir el rendimiento y aumentar la posibilidad de tener un reventón. Además, podemos llevarnos un susto mientras estamos circulando, ya que un neumático sin las presiones correctas no agarra lo que debería y podemos perder el control del vehículo.

Cómo controlar la profundidad de los neumáticos

Los especialistas de la Fundación CEA y Continental explican que con una profundidad de dibujo insuficiente en la banda de rodadura, las distancias de frenado y el riesgo de aquaplaning en caso de lluvia se incrementan de forma exponencial, además de verse penalizado el agarre del vehículo en cualquier circunstancia.

Por tanto, nuestras cubiertas deben contar al menos con 1,6 mm de profundidad para cumplir con el mínimo legal para circular en España y evitar una sanción. Por debajo de los 1,6 milímetros obligatorios, por ejemplo, un neumático que rueda sobre mojado a 90 km/h pierde casi por completo el contacto con el asfalto, y si esto ocurre el vehículo queda fuera de control.

Entre algunos de los trucos para saber si la rueda está por debajo del mínimo legal o recomendado y no sufrir ninguno de estos imprevistos existe la solución de colocar un euro en posición vertical sobre la banda de rodadura: si el borde dorado de la moneda queda cubierto por la goma, significará que el neumático es todavía utilizable.

Revisa periódicamente los neumáticos de tu coche. Esto te permitirá comprobar su presión, estado, o si has perdido algún tapón. Y si necesitas ayuda profesional, confía en tus Talleres de Confianza: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que exiges a un taller.