¿Sabes qué es la ITV voluntaria y qué beneficios tiene (no sólo) para la seguridad en carretera?

El envejecimiento del parque, el pobre mantenimiento de los vehículos, el mal estado de las carreteras y otros factores están incidiendo negativamente en la seguridad en carretera.

El verano es una de las épocas del año en las que más siniestros viales se registran. Esto es, principalmente, porque es también el periodo en el que hay una mayor movilidad por carretera. Por ello, es de vital importancia extremar las medidas de precaución antes de realizar un viaje por carretera.

No en vano, entre julio y agosto de este año un total de 225 personas han muerto en accidentes de tráfico ocurridos en las carreteras españolas. Esta cifra supone diez fallecidos más que en los mismos meses de 2019, año que se utiliza como referencia al ser el anterior sin restricciones por la pandemia del coronavirus.

Este dato supone, asimismo, un incremento en las muertes en carretera de un 4,65% si bien hay que tener en cuenta que los desplazamientos han superado los niveles de prepandemia, registrándose un total de 93,4 millones de movimientos de largo recorrido, lo que significa 2,2 millones más que en el verano de 2019, es decir, un aumento del 2,42%, según datos de la DGT.

Así, en los 211 accidentes mortales registrados este verano perdieron la vida las referidas 225 personas y 791 fueron hospitalizadas. La mayoría de muertes (173) se han producido en carreteras convencionales, mientras en autopistas y autovías se contabilizaron 52 fallecimientos.

¿Qué es la ITV voluntaria?

En este sentido, desde la asociación AECA-ITV explican que una de las medidas preventivas que disponen los conductores para garantizar el correcto funcionamiento de los sistemas de su vehículo antes de realizar un desplazamiento de largo recorrido es la ITV voluntaria.

Se trata de un tipo de inspección técnica que puede ser completa (si así lo solicita el interesado), como la que se realiza de forma obligatoria y periódica a todos los vehículos, o parcial, lo que quiere decir que únicamente se comprueba el correcto funcionamiento de algún elemento o sistema específico del vehículo, por ejemplo, el de frenos, dirección o emisiones.

Este tipo de inspecciones suelen tener un coste menor al de una ITV periódica y obligatoria y no afecta a su fecha de caducidad. Además, permite al conductor conocer si su vehículo se encuentra en las condiciones correctas para poder emprender un viaje por carretera de forma segura.

Otros beneficios de la ITV voluntaria

De igual forma, la ITV voluntaria también puede ser de gran ayuda a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano. No en vano, es una herramienta que permite asegurar al comprador que el coche que va a adquirir se encuentra en buen estado y al vendedor le permite ofrecer una garantía del buen funcionamiento del vehículo.

En algunas ocasiones los automóviles usados pueden presentar problemas complejos que no se detectan a simple vista y que únicamente se pueden ver a través de una comprobación completa como la que realizan las estaciones de ITV que incluye: el motor, el alumbrado, los frenos, las emisiones de gases, entre otros sistemas. También, a través de este tipo de inspecciones, se puede detectar, por ejemplo, si el vehículo tiene alguna reforma no legalizada.

En este tipo de inspecciones voluntarias, si se detecta algún defecto grave o muy grave, habrá que subsanarlo y volver a la estación ITV para que se verifique que ha sido corregido.

Revisa periódicamente tu vehículo para superar la inspección técnica a la primera y, sobre todo, para evitar contratiempos en tus viajes por carretera. Y si necesitas ayuda, o quieres someter a tu coche a una revisión pre-ITV, confía en los profesionales de tus Talleres de Confianza ¡Encuentra el tuyo!