Si quieres que los frenos de tu coche se mantengan como nuevos más tiempo, no te pierdas estos consejos...

Los frenos son uno de los sistemas de seguridad más importantes de tu coche, ya que tienen la función de detener el vehículo. Pese a ello, muchos conductores no los vigilan como deberían.

Según la DGT, si el sistema de frenos está desgastado, la frenada se alarga un 25%  y si los amortiguadores se encuentran en mal estado, un 36% más de distancia. A ello hay que sumar que si nuestros neumáticos tienen el dibujo desgastado (aun dentro del límite legal), vamos añadiendo metros a la distancia de frenado, al menos en un 6%. Por ejemplo, si con 3 milímetros de profundidad de dibujo se frena en 60 metros, con 2 mm. se alarga hasta los 70 metros.

Además, estos incrementos en la frenada pueden sumarse, por ejemplo, por llevar frenos y amortiguadores deteriorados. O, incluso, alargarse más si el suelo está mojado, que puede aumentar un 200% la distancia de detención.

Consejos para mantener tus frenos en buena forma

👍 Revisa los frenos cada vez que el coche pase por el taller para cualquier tarea de mantenimiento. Nunca deberías dejar pasar más de 20.000 km sin revisar el sistema. Piensa que si los frenos de tu coche están desgastados, la distancia de frenado aumenta y tendrás más posibilidades de sufrir un accidente.

👍 Conduce de forma suave y eficiente. Si circulas manteniendo una velocidad más o menos constante, sin acelerones ni frenazos bruscos; no sólo prevendrás el desgaste excesivo de pastillas y discos; si no que, también, reducirás el consumo de tu vehículo.

Otra cuestión que puedes practicar para reducir el desgaste de los frenos es usar el freno motor, esto es, reducir las marchas para ir disminuyendo la velocidad del vehículo en vez de frenar de forma violenta. Eso sí, recurre al freno motor con cuidado y sólo en situaciones en las que no fuerces el motor, ya que a cambio de no desgastar los frenos; estarás castigando el cambio y el motor; elementos mucho más caros de reparar

👍 Sustituye los componentes de los frenos de forma periódica. Por norma general, se recomienda reemplazar las pastillas de frenos cada 40 o 50.000 km. Pero si vives y/o circulas por zonas de montaña, zonas con muchas pendientes o simplemente realizas un uso intensivo de tu vehículo, es muy aconsejable que vigiles el desgaste de las pastillas cada menos kilómetros: debes vigilar que su espesor no descienda de los 2 milímetros; y si lo hace, deberás sustituirlas (desde 100 euros/eje para un compacto tipo).

Recuerda que, en cuanto a los discos, se recomienda reemplazarlos cada dos veces que realicemos el cambio de pastillas de frenos.

👍 Comprueba el líquido de frenos. Vigila tanto su cantidad o nivel como la calidad del líquido, ya que si este está sucio, afectará negativamente a la potencia de frenada del vehículo. Cómo recomendación, sustituye este líquido cada dos años o cada 40.000 km.

👍 Usa siempre recambios homologado. A la hora de sustituir piezas de un sistema tan importante como el de frenado, recurre siempre a productos homologados que cumplen los requisitos de calidad exigidos para su venta e instalación en la UE. En el caso de las pastillas de freno, por ejemplo, debes comprobar que llevan grabado el código ECE R-90.

Y cuidado con las señales...

🧐 Haz caso a los testigos del coche. La mayoría de los coches cuentan con sistemas de aviso de desgaste de frenos y un piloto en el panel de instrumentos te advertirá con antelación. Si sientes que el pedal de freno está esponjoso o se va al fondo al pisarlo, puede que haya burbujas de aire en el circuito hidráulico (vapor lock). Lleva tucoche a tu Taller de Confianza para asegurarte.

🧐 Si notas vibraciones al pisar el freno, comprueba que las pastillas y discos están en buen estado. A alta velocidad, una vibración en el volante puede ser indicio de que alguna pieza del sistema está en mal estado, que las ruedas están desequilibradas o que los discos de freno están combados.

🧐 Si tienes que pisar el freno demasiado fuerte para frenar, lo más probable es que las pastillas o los discos estén dañados. También es posible que haya grasa o líquido de frenos en las pastillas o poca cantidad de líquido de frenos. En tu Taller de Confianza podrán resolver estas dudas.

🧐 Si el pedal de freno se hunde cuando lo pisas, puede haber una fuga en el circuito de frenos o que las pastillas estén desgastadas. Tendrás que revisar todo el circuito, comprobar que el depósito de líquido de frenos está en buenas condiciones y, quizá, sustituir las pastillas.

🧐 Si cambias las pastillas, sin cambiar los discos, puede que escuches chirridos al principio. Es normal. Pero también pueden indicar que hay partículas (de óxido, metálicas) en las pastillas o unos discos muy desgastados. También, que las pastillas que has montado son de baja calidad.

Desde tus Talleres de Confianza insistimos siempre en la importancia que tiene para ti y los tuyos que circules con tu vehículo en las mejores condiciones. Realiza siempre un buen mantenimiento de tu vehículo, con especial atención a sus componentes sometidos a mayor desgaste como el los frenos.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.