Noticias

¿Cuántas cañas o vinos puedes tomar para no dar positivo en un control de alcoholemia? Huye de los falsos mitos

¿Cuántas cañas o vinos puedes tomar para no dar positivo en un control de alcoholemia? Huye de los falsos mitos

¿Sabías que el alcohol es uno de los factores de riesgo más frecuentemente implicados en los accidentes de tráfico? Está presente entre el 30 y 50% de los accidentes mortales.

En navidades, entre cenas de empresa y comidas familiares, son muchos quienes beben y luego deciden ponerse al volante del coche. Y aunque lo idóneo (y sensato) es no tomar ni una gota antes de subirte a ningún vehículo con intención de conducir, la legislación española sitúa el límite en 0,5 gramos por litro en sangre (o 0,25 mg/l de aire espirado), excepto en los conductores noveles o profesionales donde la tasa baja al 0,3 (0,15). Y cuidado porque pondrá muchos controles estas fechas.

¿De qué depende la tasa de alcoholemia?

La tasa de alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l) o su equivalente en aire espirado. De acuerdo con la legislación actual, las tasas de alcoholemia máximas permitidas para los conductores en España son de 0,25 miligramos por litro en aire espirado, mientras que en sangre, la tasa máxima permitida es de 0,5 gramos por litro.

Estas tasas se rebajan a 0,15 miligramos por litro en aire espirado y de 0,3 gramos por litro en sangre en el caso de los conductores profesionales y noveles (en los primeros 12 meses desde la obtención del permiso de conducir)

No obstante, aún por debajo del límite legal, el riesgo de accidente puede verse ya incrementado. Por ello, lo mejor es evitar conducir después de haber consumido cualquier cantidad de alcohol. La única tasa realmente segura es 0,0 g/l.

La tasa de alcoholemia que alcances tras un consumo de alcohol puede variar mucho. Por ello, aunque creas conocer tus límites, es realmente fácil que el alcohol acabe por darte una mala sorpresa. Lo mejor es siempre no beber si vas a conducir.

Tras su ingesta, el alcohol se absorbe en el aparato digestivo, aproximadamente un 20-25% en el estómago y la mayor parte en el intestino delgado, desde donde pasa a la sangre alcanzando la mayor concentración después de 30 - 90 minutos. La velocidad de absorción se puede modificar por:

  • Los alimentos: la presencia de elementos en el estómago retrasa la absorción.
  • El tipo de bebida: tanto las bebidas destiladas como las mezclas con bebidas gaseosas se absorben antes.
  • El tiempo transcurrido: al principio de la ingesta se absorbe más rápido.
  • El grado de habituación o tolerancia. Los bebedores crónicos importantes absorben más rápidamente el alcohol que los abstemios.

Tras la absorción, la sangre distribuye el alcohol por todo el organismo. A la cantidad de alcohol presente en la sangre la denominamos alcoholemia, a mayor nivel de alcohol en sangre, mayores son los efectos sobre la conducción. Con la absorción, la mayor parte del alcohol (90-98%) se metaboliza en el hígado a una velocidad constante y otra parte se elimina sin metabolizar a través de la orina, el sudor y el aire espirado.

Los controles de alcoholemia

Es precisamente la determinación del alcohol en aire espirado la que se utiliza en los controles de alcoholemia, aprovechando que existe una relación constante 2001/1 entre el nivel de alcohol en sangre y el nivel en aire espirado. La medición se realiza mediante un dispositivo denominado etilómetro, resultando el método incruento, cómodo y fiable.

Otra forma de conocer el nivel de alcoholemia es mediante la determinación del nivel de alcohol en sangre, prueba que se utiliza en aquellos casos en los que el interesado dice no poder realizar la prueba en aire por padecer una enfermedad que le impida soplar, en lesionados, o en aquellos casos en los que el interesado solicite una prueba de contraste, la extracción se realizará en un centro sanitario.

La DGT ha elaborado una tabla en la que desgrana alguna de las equivalencias. Cabe recordar que es meramente orientativa, depende del peso y de la constitución de la persona y debe ser tomada siempre por lo bajo: si con dos cervezas estás cerca del límite, es mejor que, en el mejor de los casos, tomes solo una.

IMg-cantidad.png

En concreto, el alcohol puro bebido se calcula multiplicando la graduación de la bebida usada (un número seguido del cero de grados (º) que aparece en la etiqueta de la bebida) por la cantidad ingerida (en centímetros cúbicos o mililitros y por 0,8 –densidad del alcohol– dividido por 100.

De este modo, el grado de alcoholemia se calcula al dividir los gramos de alcohol puro ingeridos por el peso (en kilos) del bebedor multiplicado por 0,7 (0,6 en las mujeres cuya tolerancia al alcohol es menor).

Falsos mitos

Los efectos aparecen desde el primer momento, incluso con tasas inferiores a las permitidas para conducir. Así, desde 0,3 y hasta 0,5 –se alcanza con 2 cañas o dos vinos– ya se incrementa el tiempo de reacción, comienzan los problemas de coordinación y se subestima la velocidad. Al superar 0,5 gr/l. de alcoholemia, comienzan los problemas de visión y por encima de 0,8, graves problema de atención y coordinación y fuerte somnolencia.

Además, existen muchos mitos y falsos trucos para eludir los controles de alcoholemia. Debes ser muy crítico con todos estos tópicos y ser consciente de que lo más seguro siempre será no beber cuando tengamos que conducir. Frente a lo que se suele pensar, ninguna de las siguientes estrategias ha demostrado ser eficaz para reducir nuestra tasa de alcoholemia:

    • Hacer ejercicio.
    • Tomar chicles, caramelos balsámicos, menta u otras hierbas.
    • Tomar caramelos u otros productos con azúcar.
    • Masticar granos de café.
    • Beber aceite.
    • Fumar abundantemente.
    • Consumir cocaína.
    • Usar determinados espray bucales.
    • Beber mucha agua después de tomar alcohol.
    • Tomar clara de huevo.

Una vez más, desde tus Talleres de Confianza reiteramos que NUNCA conduzcas bajo los efectos del alcohol o de las drogas: no pongas en riesgo tu vida ni las de los demás usuarios de la carretera. Y si necesitas los servicios de un taller, confía en nuestros profesionales, que trabajan día a día para que tu vehículo circule con seguridad.

Ofertas de Empleo Asetra

Conepa Seguridad Vial

Carrera del Taller

logo2

Asetra Madrid
Talleres de Confianza

C/ Fuenterrabía 5, 1ª planta
28014 Madrid

Tel. 91 434 06 60