¿Sabes qué multa pueden imponerte por llevar en mal estado los catadióptricos obligatorios de tu coche?

El Reglamento General de Circulación contempla una amplia variedad de sanciones para los conductores que muchos desconocemos.

Algunas de esas multas resultan, cuando menos, llamativas, como la que te pueden imponer por conducir sin camiseta o por hacerlo demasiado abrigado. Otras, mientras, sorprenden a muchos automovilistas por desconocer por completo a qué hacen referencia.

Este último es el caso de los catadióptricos, un elemento de seguridad obligatorio en los vehículos pero que, sin embargo, es un gran desconocido. Estamos familiarizados con ellos al verlos en bicicletas y camiones, pero lo cierto es que los turismos también los llevan –o deben llevarlos–.

Por ello, no está de más revisar que los de tu coche estén en orden. No en vano, son un componente muy importante del sistema de señalización de tu vehículo. Y es que como hemos explicado en muchas ocasiones, es muy importante ver y también ser vistos en carretera y para ello este sistema juega un papel crítico...

Qué son los catadióptricos

Tal y como consta en el Reglamento General de Vehículos, los catadióptricos son un “dispositivo utilizado para indicar la presencia del vehículo mediante la reflexión de la luz procedente de una fuente luminosa independiente de dicho vehículo, hallándose el observador cerca de la fuente”. Es decir, se trata de pequeñas piezas reflectantes que alertan de la presencia de otro vehículo en la vía.

Cabe subrayar que no se consideran catadióptricos las placas de matrícula reflectantes, sino que son piezas específicas que cumplen con una función fundamental para la seguridad vial: ver y ser visto.

Sin embargo, son tan pequeños que apenas reparamos en su existencia. Todos los conductores se dan cuenta de que tienen una luz fundida o una rueda deshinchada. Pero ¿cuántos revisan el estado de los catadióptricos?

Cuántos catadióptricos debe tener un vehículo

Por norma general, los turismos deben portar seis catadióptricos y ninguno de ellos puede ser de forma triangular. Dos han de situarse en la parte delantera y ser de color blanco, si bien pueden sustituirse por el espejo de los faros.

En los laterales debe hacer dos amarillos obligatoriamente en aquellos automóviles que midan más de seis metros. Aunque la cifra puede aumentar en función de la longitud del vehículo. Por último, en la parte trasera del coche son obligatorios otros dos de color rojo en los bordes exteriores.

Los turismos no son los únicos obligados a tener catadióptricos, sino que también tienen que llevarlos los remolques (en este caso sí son de forma triangular), las bicicletas, motos, ciclomotores, tractores, camiones y autobuses.

La multa por no llevar catadióptricos

Si a nuestro vehículo le falta alguno de los catadióptricos obligatorios o estos están en mal estado, la normativa contempla una sanción grave, que implica una multa de 200 euros.

En el caso de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), no llevarlos o que estén rotos o en mal estado constituye una falta grave y dará resultado desfavorable en la prueba.

Revisa periódicamente tu vehículo, sobre todo, los sistemas que más participan en tu seguridad en carretera para evitar contratiempos en tus viajes. Y si necesitas ayuda, confía en los profesionales de tus Talleres de Confianza ¡Encuentra el tuyo!