Noticias

¿Averías en el sistema de dirección de tu coche? No pases por alto estas señales de que algo falla...

¿Averías en el sistema de dirección de tu coche? No pases por alto estas señales de que algo falla...

El de dirección es un sistema de seguridad del vehículo que, además, se interrelaciona con otros elementos como los amortiguadores y los neumáticos. Por ello, debe estar siempre en perfecto estado.

El sistema de dirección del vehículo permite que el conductor controle su trayectoria fácilmente. Técnicamente es un conjunto de mecanismos que tienen como finalidad orientar las ruedas directrices (por regla general, las delanteras) para que el conductor pueda guiar el vehículo por el lugar que desee circular.

Por este motivo así como por su interrelación, como decíamos, con otros elementos del vehículo (de él dependen cuestiones como el paralelo de las ruedas delanteras, el desgaste uniforme de los neumáticos y la estabilidad del vehículo, tanto en curva como en frenado) es fundamental revisarlo ante las posibles señales de fallo en este sistema, tal y como recuerdan desde  ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC)‘, iniciativa formada por una veintena de fabricantes de componentes de automoción.

¿Qué es el sistema de la dirección?

El sistema de dirección está formado por una serie de elementos que funcionan coordinados para transmitir el movimiento desde el volante hasta las ruedas. Los elementos que lo componen son:

⚙️Volante, que permite al conductor controlar la trayectoria de las ruedas.

⚙️Barra de dirección, elemento mecánico encargado de unir el volante a la caja de dirección. Con el paso del tiempo la barra de dirección ha pasado de ser una “simple” barra de metal a estar compuesta por una serie de piezas de menor tamaño que recogen el movimiento del volante.

⚙️Caja de dirección, componente que recibe el movimiento desde la barra y lo transmite a las ruedas mediante los engranajes que la componen. La caja de dirección puede ser de bolas recirculantes o de cremallera (la más habitual).

⚙️Terminales de dirección, las uniones (de tipo rótula) que transmiten el movimiento desde la caja de dirección hasta las ruedas directrices. Además, también son las encargadas de absorber las irregularidades del terreno por el que circulamos.

El conjunto de elementos que forman la dirección pueden fallar de forma conjunta o separada. En caso de sufrir una avería la estabilidad del vehículo se ve comprometida pues no cumplirá con las características que se le presuponen (seguridad, suavidad, precisión e irreversibiliad). Por ello, cuando detectamos un problema en la dirección se debe verificar su funcionamiento y el estado de los elementos mecánicos que conforman el sistema.

Señales de fallo en la dirección

En este sentido, desde ECEC recomiendan prestar atención a esas señales que nos están indicando que el sistema de dirección debe ser revisado.

“Si el volante vibra o, si se suelta en una recta y el vehículo se va hacia un lado, lo más recomendable es acudir al taller y someter el vehículo a revisión”, advierten.

Otras señales que también suponen indicios de que algo comienza a fallar son: ruido excesivo al circular en una zona de baches; conducción molesta, con vibraciones y sacudidas; rebotes excesivos; volante descentrado o llantas que se desgatan de forma dispar.

Asimismo, si no se perciben a priori ninguna de estas señales, “es importante seguir las recomendaciones del fabricante sobre cuándo es momento de revisar el sistema de dirección”, añaden desde la iniciativa.

¿Cuándo sustituir un sistema de dirección?

Los sistemas de dirección son componentes del vehículo especialmente relevantes para la seguridad, por eso muchos fabricantes desarrollan sistemas de dirección basados en altos estándares de calidad y fiabilidad. Así, en la mayoría de los casos, están diseñados para durar toda la vida útil del vehículo. No obstante, las piezas de fijación, tales como los tirantes y los fuelles, pueden dañarse o desgastarse y deben sustituirse.

Sin embargo, los sistemas de dirección completos solo suelen tener que sustituirse en caso de accidente o de sobrecargas mecánicas que afecten al funcionamiento de la dirección.

En este sentido, los sistemas de dirección deben sustituirse si aparecen signos claros de averías y daños. Esto incluye ruidos inusuales, fugas hidráulicas, así como esfuerzos mayores e irregulares necesarios para realizar las operaciones de dirección.

De igual forma, si hay daños visibles en el mecanismo de dirección, incluido el ennegrecimiento o decoloración de la carcasa, causados por sobrecalentamiento.

Tampoco podemos pasar por alto que, cuando los conectores de la unidad de control de los vehículos equipados con sistemas de dirección eléctrica (EPS) están dañados o si presentan grietas finas, así como si existen deformaciones o grietas duraderas en los componentes circundantes o conectados.

Además, los sistemas de dirección también deben sustituirse en caso de dudas sobre su correcto funcionamiento debido a sobrecargas mecánicas pasadas. Esto suele deberse a influencias externas, como accidentes o maniobras de conducción con fuerzas extremas que actúan sobre el sistema de dirección.

En cualquier caso, y siempre que no pueda excluirse la posibilidad de daños en el sistema de dirección, desde ECEC recomiendan que este sea sustituido.

Desde tus Talleres de Confianza insistimos en la importancia que tiene para tu seguridad un vehículo en buenas condiciones, especialmente en elementos como el sistema de dirección, a los que muchos conductores no prestan la atención que merecen.

Confía en los profesionales de los talleres asociados a Asetra siempre que necesites realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.

Ofertas de Empleo Asetra

Conepa Seguridad Vial

Carrera del Taller

logo2

Asetra Madrid
Talleres de Confianza

C/ Fuenterrabía 5, 1ª planta
28014 Madrid

Tel. 91 434 06 60