¿Sabes qué componentes debes revisar una vez al mes?

NeumáticosHay ciertos componentes del vehículo que debes revisar una vez al mes, son unos cuidados mínimos que en algunos casos puedes realizar tú mismo.

Si quieres saber cuáles son estos componentes y cómo debes comprobar su estado sigue leyendo estos buenos consejos de tu taller de cabecera.

El líquido del limpiaparabrisas no se repone solo. En muchas ocasiones no nos acordamos de mirar el depósito y nos encontramos que no tiene líquido cuando más lo necesitamos; que suele ser cuando se mancha el parabrisas o llueve.
La visibilidad de la luna delantera es esencial para una buena conducción, por eso, y aunque no es un sistema sofisticado, mantener en perfecto estado las escobillas y el líquido del limpiaparabrisas es muy recomendable.

El sistema de iluminación del vehículo es imprescindible para una seguridad activa. Por eso los distintos colores de las luces están regulados conforme a normativas internacionales. Así los faros delanteros deben ser blancos o amarillos y los traseros de color rojo.
Hay que comprobar que todas las luces funcionan de manera correcta. Esto incluye no solo las luces cortas y largas, también los intermitentes, las luces de freno o las antiniebla. Todas ellas ayudan a ver y a que seamos vistos. Las averías del sistema de iluminación del automóvil suelen ocurrir por que la lámpara llega a su fin, pero también hay que tener en cuenta las conexiones eléctricas o el uso de bombillas inadecuadas. Si alguna falla acude a tu taller de confianza, en muchas ocasiones cambiarlas es complicado.

Problemas en el sistema de iluminación pueden hacer que tu coche no supere la ITV, sin olvidar el riesgo para la seguridad. De hecho el 24,2% de los automóviles que no supero la ITV en 2014 presentaba defectos en los sistemas de señalización e iluminación.

Los neumáticos son el punto de contacto entre el automóvil y la carretera, prestar atención a su estado es además de obligatorio, clave para la seguridad, y ayudará a ahorrar en combustible.
Lo primero que debemos comprobar es el desgaste. La profundidad del dibujo nunca debe estar por debajo de 1,3 mm. También debemos controlar que no existan irregularidades (bultos o deformidades). Esta revisión visual incluye también la rueda de repuesto.
La presión es otro punto que debes controlar en los neumáticos y siempre hay que hacerlo con los neumáticos en frío. Una presión adecuada asegura la conducción, mejora la adherencia, optimiza la frenada y minimiza la posibilidad de que produzca un reventón.
La presión inadecuada incrementa el consumo de combustible, aumenta las emisiones de CO2 y acelera el desgaste.
El número de coches que no consiguió superar la ITV en 2014 por problemas o defectos en neumáticos y/o suspensión alcanzó el 22,8%.

Si tienes duda o necesitas ayuda para revisar cualquiera de los componentes que hemos enumerado acude a tu taller de confianza, la mejor manera de saber que circularás seguro.