Las luces de tu coche, cuídalas y no circules con ellas fundidas

Luces optLo más importante del sistema de luces del coche se basa en una premisa: ver y que te vean el resto de conductores. Pero cuando circulamos de noche a la ecuación anterior hay que sumarle otro elemento: no deslumbrar (ni ser deslumbrado).

Como todo el mundo sabe la conducción no es igual durante el día que durante la noche, la clave está en la visibilidad. Es imprescindible ver la calzada con la mayor claridad posible, a la vez que proporcionamos información al resto de los conductores para que sean conscientes de nuestra posición.

Las luces largas son las que utilizaremos para dar mayor visibilidad. Pero es importante ser ágil en el control de los mando de luces para cambiar de manera rápida la luz corta cuando se acerque otro vehículo. Esto es imprescindible, de no hacerlo podríamos cegar a otros conductores y provocar situaciones de peligro. Es pues un gesto de responsabilidad y de "buena conducción" y no solo de cortesía.

Las luces antiniebla. Hay quien se pregunta si puede utilizar las antiniebla de noche, y lo cierto es que se pueden usar exactamente en las condiciones que marca el reglamento. Los antinieblas traseros son luces de color rojo y de gran intensidad pensadas específicamente para que los conductores que van detrás de nosotros puedan vernos en situaciones de visibilidad realmente negativas (como niebla muy densa).

Pero como sabes para poder circular de noche con toda seguridad no solo necesitas ser ducho con el sistema de luces, debes tener un sistema de iluminación que funcione a la perfección. No hay excusa, una luz que no funciona puede provocar un accidente en el peor de los casos, y también puede hacer que te multen. Así que ya sabes, pasa por tu taller de ASETRA y asegúrate de que todas las luces de tu coche funcionan adecuadamente.