La carrocería en mal estado puede hacer que no pases la ITV

carroceria dañadaLa Inspección Técnica de Vehículos (ITV) contempla la revisión de muchos elementos. Quizás no sepas que la carrocería es también un punto clave a la hora de conseguir que tu coche la pase de manera favorable. De hecho la carrocería aparece en el Manual de Procedimiento de Inspección de la ITV en el capítulo 2, subapartado 2 "Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis".

La carrocería no es solo la forma y el color de tu coche, es mucho más. La carrocería está muy relacionada con la aerodinámica, el consumo y cómo no, con la seguridad.

Según lo que dicta la normativa, la carrocería debe estar en buen estado en cuanto a su integridad y sujeción, y libre de defectos que puedan afectar a la integridad del vehículo a la seguridad de las personas.

Para evitar problemas recomendamos acudir a tu taller de confianza y realizar una pre-ITV.

Entre los defectos que el técnico de la ITV buscará en tu coche figuran: defectos de estado (desperfectos, perforaciones, óxidos, etc.), existencia de aristas cortantes, anclajes de portacontenedores inexistentes o deteriorados, entrada de humos al espacio de los ocupantes o fijación del paragolpes defectuosa.

Es cierto que no es sencillo establecer criterios objetivos para la medición de aspectos como la oxidación o la corrosión. Así pues, será el inspector quien decida si hay algo que mejorar. Los pequeños desperfectos serán contemplados como una falta leve, mientras que la falta de un parachoques o que esté descolgado se considera falta grave.

Piensa en el cuidado de la carrocería y de la pintura como una parte importante del mantenimiento preventivo de tu coche. Para circular con seguridad y pasar sin problema la ITV acude a tu taller de confianza.