¿Conoces los factores que dañan la pintura de tu coche?

coche intemperieLa pintura de nuestro coche está permanentemente en contacto con numerosos agentes externos que puede provocar daños en el vehículo. Tenerlos identificados puede ayudar a minimizar problemas, e incluso a evitar riesgos innecesarios.

El clima. La pintura es sensible a las temperaturas y a otros elementos como la humedad, la sal, el frío, el calor, los rayos ultravioletas... Todos estos factores pueden hacer que la pintura pierda intensidad de color, se genere óxido y aparezca la corrosión. La mejor manera de proteger el coche es una capa de cera, bien aplicada, que permitirá mantener la pintura durante más tiempo.

Pequeños impactos. Los impactos de pequeñas piedras, grava, e incluso el polvo o la arena deterioran la pintura.

Túnel de lavado. Llevar el coche a un túnel de lavado es práctico, pero en ocasiones y dependiendo de su estado, los rodillos pueden arañar la pintura. En caso de realizar un lavado manual hay que hacerlo con garantías y utilizar paños de microfibra, utilizar abundante agua y un gel específico para la carrocería.

El medio ambiente. En la naturaleza se encuentran algunos de los principales enemigos de la pintura de nuestro coche: hojas y resina de los árboles, excrementos de pájaros, pólen. Dejar que se queden sobre la carrocería propiciará manchas difíciles de eliminar, e incluso pueden favorecer que aparezca la corrosión. La solución consiste en limpiar con los productos adecuados.

Sabiendo los factores que estropean la pintura de tu automóvil, sé cuidadoso y pon todos los medios a tu alcance para evitar que se deteriore. Si ya es tarde y no tiene fácil solución, acude a tu taller de confianza, los profesionales se encargarán de darle otra vez brillo y lustre para que luzca como nuevo.