¿Sabías que la carrocería de los prototipos se crea con arcilla?

maqueta arcillaA pesar de los avances tecnológicos y las innovaciones propias del sector del automóvil, éste todavía conserva una técnica menos novedosa pero muy práctica: el modelado en arcilla. En ocasiones el primer prototipo de un coche se hace empleando un determinado tipo de barro.

Es cierto que el diseño del coche se realiza con dibujos, ya sean digitales o manuales. Pero también lo es que se suele hacer una maqueta a escala y en la parte final del proceso se realiza una a tamaño real. La arcilla que se utiliza para el prototipo es especial, tiene un coste elevado aunque es reutilizable.

En la realización de la maqueta a escala se siguen técnicas artesanales realizadas por modelistas y diseñadores que trabajan a mano para crear el vehículo. Se crean varios equipos de trabajo, y los técnicos revisan posteriormente los modelos y diseños para descartar los menos acertados.

Para crear la maqueta a tamaño real sí que se recurre a la tecnología. La arcilla en este caso se moldea y talla con máquinas hasta conseguir la maqueta final. Puede que la arcilla acabe siendo relegada por la impresión 3D, pero de momento sigue siendo el recurso utilizado para crear un primer modelo del coche de forma que se pueda evaluar. La base de esta maqueta suele ser de madera, cartón o incluso metal.

Las réplicas en barro son tan impresionantes y tienen tal grado de realismo que en muchas ocasiones se exhiben en ferias, salones y eventos. El modelo de arcilla, ya finalizado, se termina con materiales como metal, plástico, e incluso se le ponen neumáticos. El punto final llega con el trabajo de pintado que le aporta el punto de veracidad. Muy pocos dirían que es una maqueta.

Para que tu coche luzca tan nuevo como el primer día pasa por tu taller de ASETRA, allí los profesionales de chapa y pintura lo dejarán perfecto.