La correa de distribución no avisa de cuándo se va a romper, revísala

Correa de distribución¿Qué pasa si se rompe la correa de distribución? Pues que tendremos un problema grave y caro de arreglar. Para entender por qué, basta tener en cuenta cuál es la función concreta que este elemento tiene en nuestros automóviles. Como puedes imaginar, de lo más importante.

La correa de distribución sincroniza el funcionamiento de válvulas y pistones y hace funcionar la bomba de agua que se encarga de refrigerar el motor. Vamos, que es un componente que es fundamental para que el motor funcione adecuadamente. Pero claro, el problema radica, como puedes imaginar, en que la correa de distribución es un componente sometido a desgaste, a una elevada tensión y temperaturas extremas que inciden en ella.

Pero ese desgaste no es perceptible a simple vista. Nada nos hace pensar que va a fallar: es necesario que vayas al taller y que un profesional determine el estado en que se encuentra la correa de distribución antes de que se pueda romper. Recuerda que una correa deteriorada, resquebrajada o con pequeñas roturas no avisa. Y cuando se avería, si se rompe, suele causar daños graves al motor.

Nuestro consejo: no te saltes los mantenimientos periódicos y respeta los intervalos de cambio aconsejados por el fabricante de tu automóvil. Revísala en tu taller asociado a ASETRA de la Comunidad de Madrid.