¿Sabes qué no debes hacer si conduces sobre hielo o nieve?

coche nieveLas nevadas este año han tardado en llegar pero finalmente ya las tenemos aquí. Medio país se ha teñido de blanco y aunque poco a poco ciertas carreteras ya se van despejando y abriendo a la circulación, aún nos podemos encontrar con algunos caminos con nieve o con placas de hielo. Siempre es aconsejable conducir con precaución y sin prisas, pero especialmente en paisajes nevados y con probabilidad de encontrarnos hielo en el asfalto el conductor tiene que extremar las precauciones porque es fácil perder el control del vehículo.

A excepción de las zonas montañosas y del norte, nuestro país no es que digamos un país que se caracterice por la de nieve, y a menudo el conductor no sabe cómo actuar si se topa con alguna nevada o con temperaturas bajo cero.

Sobre nieve o hielo, precaución

Salvo que tu coche esté equipado con neumáticos de invierno a la hora de circular con nieve o hielo en el asfalto hay una serie de acciones que no debes hacer. Te las enumeramos a continuación:

  1. Aumentar la velocidad. En carreteras con nieve o placas de hielo el agarre es mínimo, así que si se aumenta la velocidad hay más probabilidades de pérdida de control. Por lo tanto acuérdate de reducir la velocidad en estos casos.
  2. Perder la atención. Al volante se tiene que estar con los cinco sentidos acticos. Hay que estar alerta a la circulación para poder reaccionar en caso de cualquier imprevisto. Conduciendo sobre hielo o nieve la atención tiene que ser aún mayor, para poder realizar movimientos con mayor anticipación.
  3. Conducir bruscamente. Antes ya hemos dicho que la velocidad no es amiga de las condiciones meteorológicas adversas, así que lo mejor es efectuar las maniobras con suavidad. Acelerar, frenar y girar con antelación y sin golpes bruscos.
  4. No encender las luces ni usar los sistemas de señalización. El uso de los intermitentes es importante porque ayudará al resto de conductores a anticipar sus maniobras. Pero también es recomendable usar las luces de cruce de día, para que el resto de conductores nos vean mejor. Las antiniebla sólo las deberemos activar en caso de lluvia, nieve o bruma intensa, porque de lo contrario su potente haz de luz puede molestar al resto de conductores.
  5. Pisar las roderas. Lo cierto es que muy a menudo se oye que lo mejor es ir siguiendo la señalquedejaimpresalaruedadelosvehículosenelsuelo, pero hay que tener en cuenta que la nieve compactada se congela más rápido y eso hace perder agarre.
  6. Pisar las manchas oscuras de la vía. En ambientes de bajo cero es muy probable, sobretodo de noche, que se produzcan heladas. Las manchas oscuras en la calzada suelen ser placas de hielo, y circular sobre ellas podría hacernos perder el control del vehículo.

Así que ya sabes qué no debes hacer si estos días circulando te encuentras con nevadas o carreteras heladas. Asetra, como siempre, aconseja usar neumáticos de invierno, por su buena respuesta  en asfaltos nevados, helados o con lluvia. Pero en su defecto no olvides tener siempre un juego de cadenas en el coche, por lo que te puedas llegar a encontrar. En carretera cuanta más precaución, mejor.