¿Cómo funciona el freno de tambor?

freno de tamborUn equipamiento fundamental que tiene cualquier vehículo son los frenos. Sin ellos no se podrían detener. Existen dos tipos de frenos, los frenos de disco y los frenos de tambor.

A pesar de que los nuevos modelos de coches están equipados con frenos de discos,  ya que son más eficaces que los de tambor, todavía hay muchos coches que cuentan con frenos de tambor en las ruedas traseras.

Los frenos de tambor son los más antiguos de la era moderna. Nacieron a principios del s.XX, concretamente en el año 1902, y fueron una invención de Louis Renault para dar solución a la 1ª ley de Newton o ley de la inercia: cuando un automóvil está en movimiento hay que aplicar una fuerza para detenerlo.

Elementos básicos

El freno de tambor consta de varios elementos: las zapatas, el cilindro hidráulico, los muelles, la palanca ajustadora y el propio tambor.

Al pisar el pedal de freno, el cilindro hidráulico se llena de líquido de frenos. Como consecuencia, las zapatas de freno se separan y entran en contacto con el tambor de freno, frenando de esta forma las ruedas. Los muelles se encargan de mantener el conjunto de zapatas perfectamente posicionadas. Por último, la palanca ajustadora sirve para ajustar las zapatas para frenar de la forma más eficiente posible.

¿Cuándo cambiar el freno de tambor?

Si notas que tu coche frena tarde o chirría, o si debes hundir mucho el pie en el pedal para alcanzar una frenada consistente o percibes un ligero desvío en la trayectoria de la frenada acude a tu taller de confianza para que lo revisen de forma inmediata. Tu seguridad está en juego.

Es recomendable cambiar el kit entero del freno de tambor, aunque los elementos que suelen deteriorarse antes son el cilindro, las zapatas y el conjunto de muelles. Aun así se recomienda cambiar todos los elementos del conjunto a la vez porque si no corres el riesgo de sufrir constantes averías.

Lo normal es cambiarlo a los 80.000 km y revisarlo cada 30.000 km. recuerda que el freno de tambor es un importante elemento de la seguridad y debes mantener en buen estado para conservar su eficacia. Para ello, confía en los profesionales de los talleres asociados a ASETRA.