¿Evito tener averías si no uso el coche?

coche cubiertoQuizás piensa que al no usar el coche previenes averías. Pues, amigo, lamento decirte que andas muy equivocado.  Lo cierto es que dejar parado el coche durante largos periodos de tiempo es perjudicial para el automóvil. La mecánica y las piezas del coche, desde las cubiertas a la tapa de la culata, se echan a perder si no funcionan con cierta regularidad y en ocasiones pueden derivar en averías graves.

Así que si eres de los que piensa que por dejar parado el coche vas a ahorrar en combustible o que no usándolo evitas tener que mantenerlo…estás muy equivocado. Las ruedas, el aire acondicionado, el motor, los frenos y los elevalunas eléctricos son algunos de los elementos que si no se usan y se sigue un cierto mantenimiento, pueden resultar dañados. ¿Quieres saber por qué?

¿Qué puede ocurrir si no uso el coche?

A parte de que debes seguir las recomendaciones de mantenimiento del vehículo indicadas por el fabricante, hay elementos que pueden deteriorarse y oxidarse por la falta de uso. Es por eso que como norma general se recomienda arrancar el motor y mover un poco el vehículo cada 15 días o una vez al mes porque si no, cuando vayas a usar el coche te puedes encontrar con alguna de estas sorpresas:

  • Neumáticos deformados: al no mover el coche todo el peso del vehículo recae sobre los neumáticos pudiendo llegar a deformarlos si se deja inmovilizado el automóvil durante bastante tiempo.
  • Fallos en el aire acondicionado: el gas que contiene el circuito debe moverse con cierta regularidad, como mínimo una vez al mes, incluso en invierno.
  • Encasquillamiento de los elevalunas eléctricos: la humedad puede oxidar el motor eléctrico que permite subir y bajar los elevalunas.
  • Daños en el motor: con no encender el motor no lo previenes de averías, todo lo contrario. Para garantizar el buen funcionamiento del mismo se debe encender, al menos, una vez al mes ya que de lo contrario los pistones pueden pegarse, oxidarse o partirse. Asimismo, no encender el motor puede llegar a ocasionar fugas, ya que al no existir lubricación pueden agrietarse, encoger o secarse lo los elementos que contribuyen a la estanqueidad del motor. Sin mencionar que el aceite del motor pierde sus propiedades con el paso del tiempo.
  • Oxidación de los frenos: la humedad del ambiente y la falta de uso pueden contribuir a la oxidación de discos de freno, grupos hidráulicos de los sistemas ABS y otras piezas.
  • Obstrucción de los limpiaparabrisas: la falta de uso puede provocar óxido y la obstrucción de la bomba de agua.
  • Los faros se pueden llegar a fundir: tras un largo período sin uso, el motor eléctrico puede agarrotarse provocando que, al encender el vehículo, se produzca un alto consumo eléctrico que provocaría que los faros se fundiesen.
  • Oxidación de la caja de cambios y diferenciales: estos componentes necesitan estar bien lubricados porque si no elementos como los piñones, sincronizadores u horquillas pueden terminar oxidándose.
  • Averías en el circuito de refrigeración: en los motores refrigerados por agua una falta de uso del vehículo puede hacer que los manguitos se sequen, se oxiden elementos como la bomba de agua o el termostato e incluso que se obstruyan los conductos.

Y si por circunstancias has tenido que dejar el coche parado un largo periodo de tiempo, antes de circular con él pásate por tu taller de confianza asociado a ASETRA para hacerle una puesta a punto.