Diez malos hábitos al volante que te pueden salir caros

mano apoyada palanca de cambioComo máquina es inevitable que el coche sufra algunas averías a lo largo de su vida útil pero tienes que tener en cuenta que hay ciertos hábitos, algunos insignificantes, que pueden acelerar el desgaste natural de las piezas del coche, como conducir con la mano apoyada en la palanca de cambios, o aparcar con una rueda subido en el bordillo, por ejemplo.

Son pequeños gestos, pequeños hábitos que se suelen realizar sin pensar y que, a la larga, pueden desembocar en graves consecuencias en tu vehículo y en tu bolsillo. Así que presta atención, y si tienes alguna de estas costumbres…corrígela.

Las 10 malas costumbres que debes corregir

Atento a este listado de malas costumbres. Si practicas habitualmente alguna de ellas, empieza a corregirlas, ya que te pueden suponer averías que oscilan entre los 60 euros y los 1.500 euros.

  1. Conducir, bajo de revoluciones.  Los motores modernos, sobre todo los diésel, emplean sistemas anticontaminación que exigen que se alcance un régimen más elevado para alcanzar la temperatura de servicio, y proceder a su regeneración. Si tiendes a circular bajo de revoluciones, no se alcanza la temperatura adecuada y se puede acumular más fácilmente depósitos de carbonilla, que a la larga pueden generar problemas.
  2. Aparcar con alguna rueda subida en el bordillo.  Independientemente de que esté prohibido o no aparcar subidos en las aceras, tienes que tener en cuenta subir bordillos es malo para los neumáticos, las llantas, la dirección y la suspensión. Aunque lo hagas con cuidado.
  3. No lavar el coche. Muchos conductores no lavan su coche ni queriendo. Un hábito nada recomendable si quieres mantener la carrocería como nueva. La suciedad, el barro, la resina, los componentes que esparcen por las carreteras en invierno para que éstas no se hielen y los excrementos de los pájaros, entre otros, pueden acabar pasando factura a la pintura de tu coche.
  4. Reposar la mano en la palanca de cambios. La costumbre de llevar la mano apoyada en la palanca de cambios puede terminar generando un desgaste prematuro en los elementos que intermedian, en engranajes y rodamientos de la caja de cambios 
  5. Abusar del embrague.  El embrague funciona por fricción y, por lo tanto, se desgasta cada vez que se pisa. Por eso no debes apoyar el pie en él sin necesidad.
  6. Mover la dirección con el coche parado. Aunque ahora la mayoría de coches cuentan con dirección asistida, no es aconsejable girar el volante si el coche no está en marcha, ya que forzarás el mecanismo y podría estropearse antes.
  7. Conducir en reserva. Abusar de la reserva es perjudicial para el motor. Circular con menos de 5 litros de combustible no es suficiente para proteger la bomba de combustible de tu coche.
  8. No revisar de forma periódica la presión de las ruedas. Circular con la presión baja en los neumáticos hace que éstos se deterioren antes e incluso puede ser el origen de un reventón.
  9. Acelerar agresivamente cuanto te atascas en barro o nieve. A veces esta maniobra funciona pero en otras ocasiones no, y hace que tanto el motor como las ruedas se sobrecalienten.
  10. Ignorar el programa de mantenimiento. Llevar a cabo un mantenimiento regular de tu vehículo es vital para para alargar la vida útil de tu vehíuclo.