¿Cómo se deben pasar los badenes?

badénLos badenes o reductores de velocidad son bruscas variaciones del asfalto, que sobresalen del pavimento. Su finalidad es hacer reducir la velocidad ante un pase de peatones o un tramo peligroso y generalmente su presencia está indicada a través de señales verticales.

Pero lo que viene bien para la seguridad vial, no viene tan bien para el coche, ya que estas perturbaciones del asfalto pueden llegar a dañar el vehículo si no los atraviesas como es debido.  Amortiguadores, suspensión, neumáticos… pueden resultar mal parados en caso de pasar los reductores de velocidad demasiado rápido.

Consejos útiles ante un badén

Lejos de molestar los reductores de velocidad tiene una finalidad preventiva. Ahora bien, hay que pasarlos cómo es debido. Así que, evita esquivar el badén con una sola rueda. Muchos conductores lo hacen, pero lejos de beneficiar al vehículo esta mala práctica puedes provocar a la larga deformidades en los muelles de amortiguación y en los neumáticos, al no repartirse correctamente el peso.

Evita frenar de golpe, fíjate en las señales indicativas de advertencia y reduce progresivamente la velocidad con antelación. Si pisas el freno fuerte cuando ya estás entrando en él puedes golpear o rozar los bajos del coche y elementos como los amortiguadores o los frenos pueden resultar malparados.

No uses el punto muerto cuando pases por un badén, podrías llegar a perder el control del vehículo.

Si pasas el badén a gran velocidad y éste tiene alguna imperfección o agujero, puedes hasta dañar gravemente alguno de los neumáticos.

Y al salir del badén es aconsejable acelerar ligeramente para hacer más progresiva y suave la incorporación a la calzada.

Y recuerda, que para cualquier posible fallo o avería en tu vehículo, tienes un taller de confianza asociado a ASETRA cerca. Calidad y profesionalidad a tu alcance.