¿Por qué motivos puede el coche no pasar la ITV?

ITV exteriorLa Inspección Técnica de Vehículos es un trámite por el que deben someterse todos los vehículos cada cierto tiempo para acreditar que reúnen las condiciones técnicas necesarias a la circulación. Según el tipo de vehículo y la fecha de matriculación los automóviles deberán pasar la ITV con más o menos frecuencia.

Si a la hora de someterse a éste examen el vehículo no reúne las condiciones necesarias el resultado puede ser o bien desfavorable, en el caso de presentar defectos graves, o negativa, en el caso de defectos muy graves.

¿Qué tipo de defectos son considerados graves y muy graves?

Aunque la gravedad de cada defecto es interpretable, hay una serie de fallos que no te permiten pasara con éxito la inspección, como por ejemplo, los relacionados con el número de bastidor. Si el coche no tiene la placa con el número de bastidor, o éste no coincide con el de la documentación, o ha sido manipulado o no se puede leer es motivo de suspenso.

Defectos en la carrocería como la presencia de aristas vivas o que puedan cortar, la presencia de óxido o perforaciones graves y de cerraduras o bisagras en mal estado o defectuosas, también son motivo de rechazo.

Ojo también con el parachoques, si hay riesgo de que se desprenda los técnicos considerarán esto como fallo.

La presencia de fisuras o impactos en el parabrisas justo a la altura del campo de visión del conductor es también considerado un defecto grave, del mismo modo que si tienes láminas adhesivas no reglamentarias o montes cristales no homologados.

La mayoría de los rechazos a la hora de pasar la ITV vienen dados por problemas en el sistema de alumbrado. Fallos en la luz de cruce o el hecho de que algún intermitente no funcione no te permiten pasar la inspección.

Otros defectos como holguras en la dirección, fallos en los frenos o la suspensión y si el cinturón de seguridad, por ejemplo, no se fija bien son otras de las posibles causas de rechazo.

¿Qué ocurre si te rechazan la inspección de la ITV?

En caso de rechazo, el propietario del vehículo tiene un plazo de 2 meses para arreglar los defectos graves señalados y volver a pasar la inspección únicamente de los defectos graves de la primera inspección. Pero hasta que no subsanes los errores y sieperes la ITV sólo se está permitido circular desde la ITV al taller y vuelta a la ITV, si te pilla la policía puede multarte. Pero si los defectos encontrados son calificados de muy graves no está permitido circular y el traslado del vehículo tiene que hacerse en grúa.

Todos estos quebraderos de cabeza son evitables si previamente pasas por tu taller de confianza asociado a ASETRA a hacer un chequeo previo al vehículo.