¿Cómo afectan los atascos a tu coche?

atasco tráficoEl informe anual de Tom Tom Trafic Index, presentado recientemente, señala un año más a Barcelona como la ciudad española que mayor concentración de tráfico reúne. Los siguientes puestos los ocupan Palma de Mallorca (29%), Las Palmas de Gran Canaria (27%), Granada (26%) y Sevilla (25%), mientras que Victoria Gasteiz, San Sebastián y Cádiz se posicionan como las ciudades donde menor es el flujo de tráfico.

¿Pero cómo afectan los atascos a  nuestro vehículo? Pues más de lo que puedas imaginar. Lo cierto es en ocasiones el origen de muchas de las averías sufridas se encuentra en los interminables atascos de los que a menudo somos víctimas, sobre todo si sueles circular por grandes núcleos urbanos con gran volumen de tráfico rodado o eres de los que aprovecha cualquier puente para salir de viaje. ¿Y de qué manera afectan al coche?

Componentes que se pueden ver afectados por culpa de los atascos

Estar atrapado en un atasco puede acabar pasando factura a ciertos componentes del coche como por ejemplo:

  • Motor: estar en un atasco puede llegar a recalentar el motor. El coche está pensado para que la mecánica se enfríe gracias a las corrientes de aire generadas por el movimiento y si los parones son prolongados (más de dos minutos) es conveniente parar el motor.
  • Sistema de refrigeración: es importante que tanto el radiador, el anticongelante, el termostato y el ventilador estén en buen estado, para, precisamente, evitar que se sobrecaliente el motor en situaciones de atasco prolongado.
  • Frenos: cuando se está en un atasco es importante ajustar la velocidad con respecto al coche que tenemos delante y no esperar al último momento para frenar. No respetar la distancia de seguridad y hacer frenadas bruscas puede llegar desgastar hasta un 40% más las pastillas y los discos de freno.
  • Embrague: cuando estamos inmersos en un atasco se realizan más cambios de marcha que en 1.000kilómetros. Para evitar dañar el emprague evita estar parado en primera y pon el coche en punto muerto, y al reanudar la marcha, hazlo con suavidad y sin tirones.
  • Caja de cambios: el circular de forma habitual en atasco utilizamos, en los coches manuales, más de lo normal la caja de cambio, sobre todo la primera marcha, lo que puede llegar a provocar holguras en los engranajes, fallos en las varillas del cambio o desgaste en los sincronizadores, entre otros.
  • Filtro del aire: las partículas de hollín y polvo  generadas por los tubos de escape de los otros vehículos se van acumulando en el filtro del aire.En los atascos se concentran mucho más este tipo de partículas por lo que hay que vigilar que el filtro del aire no quede atascado, para que pueda entrar aire limpio al motor.
  • Batería: cuando se está parado la batería del coche no se recarga, por lo que te puedes encontrar que cuando quieres reanudar la marcha ya no funciona. Por ello es recomendable prescindir de algunas de las funcionalidades eléctricas del coche como la radio, el climatizador, la luneta térmica o los elevalunas.

Además de prestar atención a estos aspectos, otra manera de cuidar tu coche es llevando a cabo un mantenimiento responsable del mismo en tu taller de confianza asociados a ASETRA.