Cómo actuar en caso de que se incendie tu coche

Actuar incendio cocheLa falta de mantenimiento de los vehículos está detrás del importante aumento, en los últimos años, de las averías en carretera. Algunos de estos fallos mecánicos pueden, incluso, provocar un incendio de consecuencias fatales en el coche.

Por eso, desde tus Talleres de Confianza insistimos en la necesidad de realizar un mantenimiento responsable de tu vehículo que contribuya a incrementar su vida útil y tu seguridad en carretera. Pero, ¿qué hace que un automóvil arda? Existen varias causas por las que un coche puede arder.

Una de estas causas sería el calentamiento en vano motor. Así, la zona del motor alcanza unas temperaturas muy altas, que superan con facilidad los 100ºC en su exterior (en la parte interna puede llegar a los 1.000ºC).

Es por esto que cualquier fuga, como en un manguito, puede hacer que se vierta combustible sobre zonas calientes, como los colectores de escape, generando una llama que vaya a más hasta el punto de ser incontrolable, sobre todo, por iniciar una reacción en cadena al prender piezas de plástico que haya cerca.

Otro de los motivos por los que puede producirse un incendio en un coche es por un fallo en el sistema eléctrico. Aunque es menos común que el incendio en la zona de vano motor, un fallo en el sistema de cableado del coche puede hacer que salte alguna chispa y que, por ende, esta genere una pequeña llama que termine propagándose.

Entre los componentes que pueden producir un sobrecalentamiento estarían la alarma, la centralita, la radio o el cableado de las luces, por ejemplo. Asimismo, cualquier cable por el que pase corriente que esté en mal estado y se rompa podría crear una chispa si toca alguna zona metálica que haga de masa.


¿Qué señales da el coche?

En el caso de que se origine un incendio en el vano motor se comenzaría a ver un humo de color negro y alguna pequeña llama asomando por el capó, además se percibirían fallos en el motor y una subida rápida de la temperatura, según la aguja del salpicadero. Si por el contrario el fallo se deriva de un error eléctrico, el humo será bastante más denso y se percibirá un intenso olor a plástico quemado.

Como explicábamos antes, un buen mantenimiento del vehículo reduce drásticamente las posibilidades de sufrir un incendio de nuestro coche, ya que la gran mayoría de ellos se produce por falta de mantenimiento.

Como medida preventiva conviene revisar de forma periódica posibles fugas en el motor, verificando que no haya manchas de aceite o de carburante en el suelo, además de acudir a un taller de confianza si se percibe algún olor de este tipo de líquidos.


¿Cómo actuar ante un incendio en el vehículo?

Los expertos indican que los peores incendios en un coche son los que se producen en el habitáculo, en contra de lo que se puede pensar, dada la gran cantidad de material combustible existente: tapicerías, gomas, plásticos y espumas de los asientos.

Por eso, es importante dar prioridad en los primeros instantes a la puesta a salvo de todas las personas, que deberán estar fuera y alejadas, antes que dedicarse a intentar sofocar el fuego.

En el caso de iniciarse el fuego en el motor, lo primero que hay que hacer si se percibe que sale humo del vehículo es poner las luces de emergencia y detenerse fuera de la vía lo antes posible. Hay que tener en cuenta que cuanto más tiempo pase, el aire irá avivando las llamas y el fuego será cada vez mayor.

Una vez que se haya detenido el vehículo, hay que apagar el contacto para cortar los sistemas de alimentación. El siguiente paso sería salir del vehículo —con el chaleco reflectante puesto— y sacar a todos sus ocupantes, alejándose lo máximo posible de este para evitar inhalar humos y ante la posibilidad de que se produzca una explosión. Una vez se esté a salvo, se llamará al 112 para avisar del accidente.


Algunas recomendaciones

Como recomendación, no está de más llevar debajo del asiento del conductor (por su rápido acceso) o en el maletero un pequeño extintor de 1 o 2 kg de polvo. Estos extintores tienen muy poca capacidad —su descarga sólamente dura alrededor de 10 segundos—, por ello es importante "acertar" a la base de las llamas desde el primer momento, acercando la boca de salida del extintor a las llamas lo más que el calor nos deje, antes de accionar el extintor, y hacerlo con pulsaciones cortas pues si se deja pulsado de forma contínua el gatillo del extintor, es muy posible que al cabo de apenas 10 segundos el extintor esté vacío y no hayamos podido sofocar totalmente las llamas.

Si el fuego se encuentra en el motor, se debe tener cuidado al abrir el capó, actuando en previsión de que se pueda producir una llamarada al abrirlo.

Desde tus Talleres de Confianza queremos apuntar que la probabilidad de que se declare un incendio en un vehículo moderno es muy baja incluso en caso de accidente y aunque el coche sea de motor de gasolina, combustible más inflamable que el gasóleo.

La gran evolución en seguridad del automóvil hace incluso que sea muy difícil que un depósito de combustible estalle. Sin embargo, un mal mantenimiento de nuestro vehículo aumenta el riesgo de sufrir un incendio, especialmente si no hacemos caso a posibles fugas que haya en algún componente del motor.

Confía en los talleres de Asetra a la hora de reparar o mantener tu coche a punto. Evita riesgos innecesarios con tu coche poniéndolo en manos de los profesionales de tus Talleres de Confianza.