Los sistemas obligatorios de seguridad que llevarán los coches desde 2022

El Parlamento europeo acaba de aprobar una reforma legislativa por la cual los coches nuevos deberán salir de fábrica mucho mejor equipados en materia de seguridad en un futuro muy cercano.

Aunque todavía se necesita el visto bueno formal de los 28 estados miembros de la Unión Europea, el Europarlamento acaba de sacar adelante la directiva comunitaria que regula todos los sistemas de seguridad que los vehículos deberán incorporar, obligatoriamente, a partir de 2022. Será desde mayo de ese año cuando los fabricantes deberán instalar, de forma obligatoria, diferentes sistemas de seguridad como el de frenada de emergencia, de abandono involuntario de carril o una caja negra en sus coches nuevos.

De esta forma, los coches nuevos pasarán a incorporar un sistema de alerta de somnolencia y distracción del conductor (cuando se duerma o cuando use el teléfono mientras conduce, por ejemplo), el sistema de frenada de emergencia avanzado, ayudas activas para el mantenimiento del coche en el carril, cinturones de seguridad mejorados, cámara y sensores para la marcha atrás, asistente de velocidad inteligente (alerta al conductor de que excede los límites de velocidad, adecuándola de forma automática a los límites) y cajas negras que registren los datos del vehículo en caso de producirse un accidente.

Asimismo contarán con bloqueo del automóvil con alcoholímetro, superficies ampliadas en el frontal para absorber el impacto en atropellos, y lunas de seguridad, protección añadida para la protección de los pasajeros en impactos laterales y cámara trasera y sistemas de detección de obstáculos, mediante sensores, para maniobrar marcha atrás

Así, para camiones y autobuses, se prevén medidas para mejorar la visión directa de los conductores y la eliminación de los ángulos muertos, así como la ampliación de la zona de impacto en la cabeza para los turismos y furgonetas. Todos los nuevos dispositivos de seguridad pasarán a ser obligatorios a partir de mayo de 2022, excepto el sistema de visión directa para camiones y buses, y la ampliación de la zona de impacto en la cabeza en turismos y furgonetas, que se introducirán posteriormente debido a los cambios estructurales de diseño que se necesitan.

¿Cómo son en detalle todas estas ayudas a la conducción?

La medida estrella es el asistente de velocidad inteligente (ISA, por sus siglas en inglés). Se trata de un limitador de velocidad que incorpora cámara y GPS para leer las señales de tráfico. El vehículo avisa cuando estamos superando el límite permitido y el motor decelera. El dispositivo, sin embargo, se puede desconectar.

También incorporarán el arranque antialcohol. Este sistema, que obliga al conductor a soplar y sólo arranca el vehículo si la tasa de alcohol es negativa, también se normalizará a partir de 2022. Desde ese año, todos los coches tendrán que estar preparados para que se pueda instalar en ellos el sistema de bloqueo antialcohol, aunque éste no sea obligatorio. Se prevé que se utilice a petición de jueces para delincuentes reincidentes en materia de seguridad vial, o en profesionales del transporte como conductores de camiones o autobuses.

Por otra parte, y a imitación del popular instrumento obligatorio en el transporte aéreo, los coches también tendrán que incorporar una caja negra. Este sistema registrará todo, pero sólo almacenará los datos decisivos en los momentos previos y posteriores a una colisión, con la intención de facilitar las investigaciones judiciales sobre accidentes viales. Los datos, anónimos, también podrán ser utilizados por las administraciones públicas para elaborar campañas y estadísticas.

Además, todos los vehículos tendrán que incrementar significativamente la cantidad de avisos sonoros en el interior del habitáculo. Por ejemplo, pitidos que avisen al conductor cuando detecten una trayectoria errática, cuando detecten cierre de ojos o ladeo de la cabeza, o el uso del GPS o del teléfono móvil. También entrará en vigor en 2022 la obligatoriedad de avisar continuamente de cinturones desabrochados en todas las plazas del vehículo. Exactamente lo mismo sucederá con el aviso de objetos cercanos en la marcha atrás, ya extendido actualmente.

También la frenada automática de emergencia y más

Otra de las ADAS más populares, también será obligatoria: el sistema de frenada autónoma o automática de emergencia. De este modo, los vehículos producidos a partir de la entrada en vigor de la directiva tendrán que incorporar también un sistema de detección de obstáculos conectado a un freno de emergencia que se active si el conductor no reacciona. Está pensado para evitar choques y atropellos y, especialmente, para minimizar los daños en caso de accidente por alcance.

En esa línea, la nueva directiva plantea descargar de responsabilidades al conductor, librándole de la necesidad de avisar de una frenada de emergencia. Actualmente, en un acto reflejo, muchos conductores activan las luces de emergencia o ‘warnings’ cuando se encuentran un obstáculo o una retención súbita en la carretera. Con el nuevo sistema, obligatorio a partir de 2022, el coche activará automáticamente una señal intermitente en las luces de freno cuando detecte una pérdida brusca de velocidad.

Por último, la directiva también pretende acabar con los cambios de carril sin señalizar. Las nuevas medidas de seguridad obligarán a que el vehículo emita un aviso sonoro o provoque una vibración en el volante si se detecta un cambio de carril sin señalizar previamente con el intermitente. La directiva permite incluso la instalación de sistemas que bloqueen el volante o tomen el control sobre él para devolver el coche a su trayectoria.

Según los estudios elaborados por la Comisión Europea, estas medidas podrían conseguir salvar más de 25.000 vidas, y 140.000 heridos graves, hasta el año 2038.

La importancia de la calibración

Sin duda, todos estos sistemas de ayuda a la conducción mejorarán la seguridad vial en el futuro. Sin embargo, de nada servirán si no se efectúa un buen mantenimiento de los vehículos para asegurar el correcto funcionamiento de dichos sistemas.

De este modo, cada vez que el coche sufra una avería o algún daño en la carrocería, los sensores y radares responsables del funcionamiento de los sistemas ADAS deben ser nuevamente regulados y calibrados. De no ser así, la información recogida y los indicadores mostrados pueden dar resultados erróneos, poniendo en peligro la seguridad de los ocupantes del vehículo y del resto de usuarios.

Por ello, es fundamental que confíes tu coche sólo a profesionales y talleres de calidad contrastada donde podrán efectuar las operaciones necesarias para que los ADAS de tu coche sigan funcionando perfectamente, pese a sufrir cualquier avería o percance.

Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites efectuar una operación de mantenimiento o reparación de tu coche. En tus Talleres de Confianza trabajamos día a día para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que tú demandas y tu vehículo necesita.