¿Sabes qué mantenimiento requiere el freno de mano de tu coche?

El freno de mano o freno de estacionamiento se encarga de impedir el movimiento de las ruedas traseras del coche. Esta función es especialmente importante cuando el coche se encuentra en una pendiente.

Una de las primeras cosas que aprende un conductor, incluso antes de sacarse el carné de conducir, es a utilizar el freno de mano. Y es que, hasta que no queda accionado no debemos (o al menos no deberíamos) abandonar el vehículo, pues con esta acción nos aseguramos de que el vehículo queda inmovilizado, esté o no parado en una pendiente, pero si es así, con mayor motivo.

No en vano, de no poner el freno de mano, nos arriesgamos a que el coche pueda moverse con cualquier empujón. Si por alguna razón algo golpea nuestro coche, este podría moverse para adelante o para atrás con riesgo de golpear, a su vez, a otro coche, a una persona u objeto, incluso, provocar un accidente.

Así funciona el freno de mano

Su funcionamiento es muy sencillo en el caso del freno de mano de accionamiento manual: al tirar de la palanca, situada entre los asientos delanteros y siempre accesible para el conductor, lo que hacemos es tensar un cable (o dos, uno para cada rueda) que tira de una pieza en el mecanismo de los frenos que aprieta las pastillas o las zapatas (según sean de disco o de tambor) para bloquear la rueda.

Así, la palanca está unida a la varilla de tiro y esta a su vez a la pieza derivadora. De este elemento, parte el sistema de cables; que se dirigen las ruedas de atrás. 

¿Sabes usarlo correctamente?

Para accionar el freno de mano tan solo debes tirar de la palanca hacia arriba con un gesto rápido y seco. Si tienes dudas de si el freno ha quedado bien accionado, en el cuadro de instrumentos se debería iluminar su testigo: una letra P normalmente de color rojo.

Este testigo también nos recuerda, al arrancar, que el freno sigue accionado, por lo que deberemos quitarlo antes de iniciar la marcha. Para desbloquearlo, basta con tirar de la palanca un poco hacia arriba, accionar el botón superior y, a continuación, desplazar la palanca hacia abajo. 

Nunca olvides quitar el freno de estacionamiento antes de arrancar. Si conduces tu coche con el freno de mano puesto, además de provocar un fuerte olor a quemado, se desgastará rápidamente el embrague y las zapatas o pastillas de freno.

Tampoco es recomendable usar el freno de mano cuando fallen los frenos, mucho menos si circulas a altas velocidades, pues podrías provocar un grave accidente. Por eso, si tuvieras que usarlo en estas circunstancias, hazlo con mucho cuidado y sólo para detener el coche y solicitar una grúa. 

freno de mano electrico¿Y qué mantenimiento tiene?

Aunque cada vez hay más vehículos equipados con frenos de mano eléctricos, todavía muchos más montan el palanca. Con el uso y el paso del tiempo, el cable se destensa y es necesario ajustarlo de nuevo para que cumpla su cometido a la perfección. También podría pasar que se oxide con lo que necesites sustituirlo.

Si notas que el recorrido de la palanca cada vez es más extenso, es un síntoma claro de que el cable del freno de mano se está desajustando.

Se impone el freno de estacionamiento eléctrico

Como decíamos, el freno de mano cada vez es más de estacionanimiento (incluso podríamos decir "de dedo") y menos "de mano". Y es que la clásica palanca del freno de mano está en peligro de extinción. La proliferación de frenos de estacionamiento de accionamiento eléctrico está haciendo que el gesto de tirar de una palanca tras aparcar el coche empiece a ser cosa del pasado. No en vano, cada vez más coches, incluso utilitarios, disponen de un botón en lugar de palanca, que, mediante un mecanismo eléctrico acaba bloqueando las ruedas traseras.

Básicamente existen dos tipos de mecanismos: los que se accionan mediante un motor que tensa el cable que acciona luego el mecanismo en cada rueda; y los que incorporan un pequeño motor eléctrico en cada pinza de freno que acciona un grupo de piñones en la pinza de cada rueda para bloquearla.

Los frenos de estacionamiento eléctricos dejan mayor espacio en el habitáculo pero también tienen más piezas y, por lo tanto, son más susceptibles de tener averías. Sin embargo, permiten funciones que no se podrían incorporar a los mecanismos manuales, como su accionamiento automático al quitar la llave del contacto.

Sea como sea el freno de mano de tu coche, asegúrate de que funciona correctamente y si necesita un ajuste, confía en los profesionales de los talleres de Asetra: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.