Qué es el AdBLue de tu coche y cuándo hay que rellenarlo

El AdBlue es, en la mayoría de coches con motor diésel nuevos un elemento imprescindible de su sistema anticontaminación, contribuyendo a reducir sus emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Casi todos los diésel homologados a partir de la normativa Euro 6 usan AdBlue ¿Y qué es el AdBlue? No es más que el nombre comercial de una solución acuosa de urea, que también es conocida por las siglas DEF (Diesel Emissions Fluid). Esta solución, una disolución de urea al 32,5% en agua desmineralizada, es dosificada automáticamente sobre el caudal de gases de escape de coche, antes de su llegada de los catalizadores SCR (del inglés, Selective Catalytic Reduction o reducción catalítica selectiva) 

De esta forma, el AdBlue se inyecta en el sistema de escape y, mediante una reacción química producida por el calor, se transforma en amoniaco, el cual llega al catalizador de reducción selectiva (SCR), convirtiendo el óxido de nitrógeno (NOx) en nitrógeno (N2) y oxígeno (O2).

¿Y cuándo hay que repostar el Adblue?

Antes de que el AdBlue se agote, el coche nos avisará (la mayoría de coches indican en su ordenador de a bordo la autonomía de AdBlue restante). De hecho, muchos coches empiezan a avisarnos de que el AdBlue se está acabando con gran anticipación, normalmente con unos 2.000 km de margen.

El ordenador de a bordo insistirá —cada vez con más urgencia— en que es necesario rellenar el AdBlue hasta que agotemos el depósito. El consumo de AdBlue de un coche depende de varios factores, con autonomías que pueden variar entre los 4.000 y los 30.000 incluso 40.000 km, si bien lo más habitual está entre los 15.000 y 25.000 km.

¿Se puede averiar el coche si agoto el depósito de AdBlue?

Si ignoramos las advertencias y seguimos circulando, llegará un momento en que el AdBlue se agote. Como tu vehículo ha sido fabricado para cumplir los preceptos de la normativa Euro 6, su nivel de emisiones debe cumplir la normativa en todo momento. Así, el coche limitará el rendimiento del motor, variando los parámetros de combustión. Si se agota el AdBlue mientras estás circulando con el coche el motor no se apagará (por seguridad), pero entrará en un modo "a prueba de fallos" o de "emergencia".

De este modo, su capacidad de aceleración se puede ver muy limitada y el motor podría no superar un cierto régimen de giro. Aunque agotar el AdBlue no produce una avería en nuestro coche, debes repostar lo antes posible si has llegado a este punto. Si no lo haces y apagas el motor, muchos coches están preparados para no volver a arrancar hasta que no rellenes el depósito. 

Por ello, si agotas el AdBlue en marcha, busca lo antes posible una gasolinera con surtidor de AdBlue, una tienda de una estación de servicio..., y rellena el depósito de tu coche. Localizarlo es fácil, ya que suele estar junto al tampón del depósito del gasóleo. Eso sí, rellena con mucho cuidado (usa guantes) porque este líquido es bastante corrosivo. Y ante la duda, consulta el manual de tu coche.

Consejo: lleva siempre a bordo una botella de litro de AdBlue para este tipo de emergencias y un pequeño embudo para facilitar el repostaje. Y si necesitas ayuda, acude a tu Taller de Confianza. En cualquiera de los talleres de Asetra podremos ayudarte. Confía en nuestros profesionales: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.