¿Cómo algo tan pequeño puede ser tan importante para la seguridad de tu coche?

Si te preguntasen si llevas los cuatro tapones en las válvulas de los neumáticos de tu coche ¿sabrías responder con certeza?

Esta pieza, a la que apenas prestamos atención —no hay más que fijarse en los coches que hay aparcados en la calle para ver cuántos vehículos circulan sin ella—, es tan pequeña como importante para tu seguridad y la de tu coche.

Las válvulas de los neumáticos modernos son capaces de sellar la salida de aire por sí mismas, pero el tapón es una segunda protección que puede ser vital en algunos casos.

¿Por qué es importante?

neumatico sin tapón valvula neumatico

Gracias a la estructura de la válvula, la propia presión que ejerce el aire en el interior del neumático sella herméticamente el conducto de inflado impidiendo cualquier fuga, con lo que en un principio no haría falta el tapón ¿Pero qué pasa si la válvula tiene algún defecto o se ha visto dañada por algún golpe?

En ocasiones, circulamos con pequeñas fugas de aire en los neumáticos debido a que la válvula no ofrece un sellado perfecto (de ahí la importancia de comprobar periodicamente su presión), pero en la mayoría de casos es tan lenta que se entiende como algo normal por el paso del tiempo.

Pero cuando circulamos a alta velocidad se eleva la presión y la temperatura en los neumáticos, lo que podría causar una pérdida mucho más rápida o repentina del aire al agravar el problema de la válvula. Un fallo que podría tener un fatal desenlace en carretera ante la pérdida de control del vehículo.

Es en ese instante cuando el pequeño y discreto tapón adquiere una importancia vital. Si está bien apretado puede impedir que el aire que se pierde por el fallo de la válvula salga al exterior, manteniendo la presión correcta en el neumático.

Y no sólo eso...

Además, el tapón —metálico o de plástico— protege a la válvula de posibles elementos externos que puedan dañarla o incrustarse en ella ejerciendo una presión que libere el aire.

También, el tapón crea un vacío en el interior de la boca de inflado que aisla la válvula en el caso de aceleraciones bruscas y velocidades extremas, aunque en este último caso tan sólo se daría en conducciones muy agresivas en circuito ya que requeriría unas fuerzas centrífugas extremas.

Revisa periódicamente tus neumáticos. Esto te permitirá comprobar su presión, estado, posibles daños o si ha perdido algún tapón. Y si necesitas ayuda profesional, confía en tus Talleres de Confianza: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que exiges a un taller.