¿Y si los radares te pillaran también usando el móvil al volante?

El uso del teléfono móvil al volante se ha incrementado en los últimos años, convirtiéndose en una de las mayores distracciones durante la conducción. Y es que en la carretera una simple distracción puede desembocar en un accidente mortal. Por ello es vital evitar el uso del móvil al volante.

Este problema de seguridad vial no es único de España, ni tan siquiera de Europa. Por este motivo, Transport for NSW, el organismo responsable de las infraestructuras y carreteras del estado de Nueva Gales del Sur (Australia), acaba de poner en marcha un nuevo sistema de radares basado en inteligencia artificial (AI) capaz de detectar a aquellos conductores que utilizan el teléfono móvil al volante.

A diferencia de los radáres de tráfico habituales, estas cámaras tienen como misión detectar a conductores usando el móvil al volante. Los dispositivos destacan por su precisión ya que pueden detectar el uso ilegal de smartphones en carretera tanto de día como de noche y, además, pueden realizar esta tarea incluso en condiciones climáticas problemáticas. Asimismo, al tratarse de un sistema que combina un radar y una cámara, es capaz de operar en movimiento, incluso a 300 km/h.

El sistema, compuesto de 45 cámaras con flash infrarrojo, analiza las imágenes captadas en las que se pueda observar el uso ilegal del móvil. El algoritmo de inteligencia artificial de estas cámaras radar se encarga de revisar todas las imágenes captadas y detectar aquellas que podrían conllevar una infracción por el uso del dispositivo móvil.

El ojo humano decide

El resto de imágenes que no muestran ningún peligro al volante son eliminadas de forma automática al cabo de una hora. Por su parte, las imágenes que captan una posible infracción son enviadas a un personal autorizado que se encarga de evaluar si la acción es sancionable o no.

Las fotos se eliminan dentro de las 48 horas siguientes si ni la inteligencia artificial ni el verificador humano detectan el uso del teléfono móvil. Mientras, las imágenes que captan un uso sospechoso del teléfono móvil se pasan a un miembro del personal.

Tal y como explica la web de Transport for NSW (New South Wales), el objetivo de esta medida es reducir en un 30% las muertes en carretera de cara al año 2021. No es para menos; según esta entidad se detectaron a más de 100.000 conductores usando el móvil en plena conducción solo en las pruebas iniciales del sistema.

Las cámaras en cuestión han empezado a operar el pasado 1 de diciembre, aunque de momento únicamente se están enviando cartas de advertencia a los conductores infractores. Dentro de tres meses, Transport for NSW comenzará a emitir multas por el uso indebido del móvil, que irán desde los 344 (algo más de 200 euros) a los 457 dólares australianos (unos 280 €) y la retirada de cinco puntos del permiso de conducir.

Con esta medida, Australia se suma a la lista de países que están intentando controlar el uso del smartphone en plena conducción. En España, el uso del teléfono móvil al volante también se sitúa entre las principales causas de distracción en los conductores. Por ello, quién sabe, si la DGT toma nota y también decide instaurar este sistema en las carreteras españolas.

Lo implante o no, la única recomendación posible desde tus Talleres de Confianza es que nunca uses el móvil mientras conduces: practica una conducción eficiente y respetuosa, así como un mantenimiento responsable de tu vehículo para evitar riesgos en carretera. Confía en los talleres asociados de Asetra el cuidado de tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.