Cómo quitar el hielo del parabrisas de forma efectiva y sin dañarlo

El 90% de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista. Y con mayor posibilidad de nieblas, lluvias... es de vital importancia circular con el parabrisas y las escobillas limpiaparabrisas en perfecto estado.

Con las temperaturas cada vez más bajas, con heladas cada vez más frecuentes, especialmente lejos de los grandes núcleos urbanos es normal encontrarse con el parabrisas helado, especialmente a primeras horas de la mañana. Entonces llega la eterna duda: "¿Y cómo quito el hielo?" 

Cómo retirar el hielo sin dañar el parabrisas

Como decíamos, conducir con la mejor visibildad es fundamental para tu seguridad. Por eso, además de contar con un sistema de iluminación en perfecto estado, procura que el parabrisas no tenga ningún daño que nos impida la visión o provoque deslumbramientos que pueden llegar a ser fatales.

Así, antes de iniciar la marcha, retira el hielo que tenga tu coche en el parabrisas para evitar riesgos. Y es que, aunque esto parezca una obviedad, sigue habiendo conductores que arrancan con el hielo aún incrustado, esperando a que la calefacción y los limpiaparabrisas hagan su efecto, mientras recorren cierta distancia sin apenas ver lo que sucede delante del volante.

Por eso, un gesto tan simple como efectivo como usar una rasqueta de plástico durante un par de minutos será suficiente para mejorar nuestra visión y evitar riesgos. Otra opción puede ser rociar el cristal con alcohol. Y, en cualquier caso, no es recomendable accionar los limpiaparabrisas cuando el cristal está helado, pues se puede dañar la superficie con las escobillas.

Lo que NUNCA debes hacer...

Nunca descongeles el parabrisas virtiendo sobre él agua muy caliente. Tampoco conviene que lo hagas con el aire de la calefacción a temperatura elevada, pues puedes dañarlo seriamente por el cambio brusco de temperatura, provocando su rotura. Un efecto que se intensifica notablemente si, además, el parabrisas tiene un impacto.

Otros consejos para mejorar la visibilidad...

Circula con los limpiaparabrisas en buen estado. Unos limpiaparabrisas deteriorados provocan franjas o superficies veladas en el campo de visión al accionarlos, con la consiguiente merma de seguridad. Por eso, sustituyelos, como mínimo, una vez al año (y la mejora época es después del verano cuando el sol puede haber hecho mella en el caucho de las escobillas). Y si tu coche 'duerme al raso', es recomendable levantarlos o ponerles un cartón debajo.

De igual forma, utiliza líquido limpiaparabrisas y no agua. Este líquido incorpora componentes que evitan su congelación, con lo que evita, a su vez, que se congelen los manguitos y se obstruyan los pulverizadores cuando llegan las bajas temperaturas.

Protege el parabrisas de tu coche de las heladas (con una funda, incluso con un cartón). Y para proteger también tu coche por dentro de las inclemencias del invierno, ponlo a punto para que funcione sin problemas también en esta época del año. Y para hacerlo, confía en Tus Talleres de Confianza. Los talleres asociados de Asetra trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.